Cuando el niño crece

CUANDO EL NIÑO CRECE

Los perros pueden sentir al principio que el bebé es inferior a ellos porque ha llegado más tarde. Esto se debe a su instinto de manada.

Por eso los perros suelen estar más pendientes de los bebés.

En cambio, los gatos, pueden mostrar más indiferencia y no hacer caso al bebé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En ambos casos, tanto las mascotas como los bebés, aprenderán a quererse y respetarse. Se convertirán en amigos inseparables.

Una vez que el niño empiece a gatear y a explorar la casa, debes ser más cuidadosa en cuanto a la higiene y debes enseñar a tu hijo a respetar al animal.

  • Insiste más en la limpieza de la casa. Lava el suelo con productos desinfectantes y no dejes que las mascotas se acuesten en la cuna o la cama del niño.
  • Baña al animal con más frecuencia, sobretodo si se ensucia en la calle.
  • Enseña a tu hijo a que debe lavarse las manos siempre después de tocar a la mascota.
  • No dejes que tu hijo interrumpa al animal cuando esté comiendo o durmiendo.
  • Nunca le inculques a tu hijo miedo ante un gruñido. Debes enseñarle a respetar a los animales y hazle ver que tiene que tratarle con cariño.
  • Evita que tu hijo le tire de las orejas o el rabo. La mascota puede responder bruscamente a esos gestos.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo