Parto: ¿elijo un centro público o uno privado?

Descubre cómo se desarrolla el parto y el postparto en un centro público y en uno privado. Tener información te ayudará a decidir.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Depende de tus prioridades

¿Puedo elegir ginecólogo? ¿Quién me atenderá en el parto? ¿Y si surgen complicaciones? ¿Cuántos días permaneceré en el hospital? ¿Compartiré habitación? Éstas y otras muchas preguntas son frecuentes a la hora de tomar la primera gran decisión relacionada con tu futuro hijo: ¿en qué lugar quiero que nazca?

Lo importante es que valores tus preferencias y establezcas un pequeño listado de prioridades. Así te resultará más fácil decantarte por un centro privado o por un hospital público.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El parto en un centro público

Si optas por dar a luz en un centro público, debes saber que en general te corresponderá el que esté ubicado dentro de tu área de residencia, salvo que te pongas de parto lejos del que te toca por zona o que en éste no hubiera plazas. En estos casos puedes ir a otro, ya que cualquier centro de titularidad pública está obligado a acoger a parturientas en situaciones de urgencia.

Durante el embarazo la sanidad pública realiza tres ecografías (no es posible solicitarlas en 3D): en el primer, segundo y tercer trimestres. Y en el parto lo normal es que atienda la matrona de turno, si no se presentan complicaciones, y el tocólogo, si es necesario practicar una cesárea a la madre o emplear instrumentos (fórceps o ventosa) para ayudar al niño a nacer.

¿Cuáles son las ventajas?

- En la Seguridad Social no hay periodos de carencia. Sea cual sea tu situación económica, tu edad o tu historial clínico, tienes derecho a ser atendida en el parto sin coste alguno.
- Las maternidades públicas suelen disponer de más y mejores recursos técnicos para atender las situaciones de riesgo.
- La mayoría de los centros disponen de anestesista y ginecólogo de guardia las 24 horas.
- Las estadísticas demuestran que se hacen menos cesáreas: un 22%, frente al 33% que se realizan de media en los centros privados.
- Ponen a tu disposición todo lo necesario para tu bebé y para ti durante el ingreso (sólo deberás llevarte tus zapatillas y la ropa de calle).
- Los medicamentos que te receten tras tu salida del centro pueden tener un descuento del 40%.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Desventajas del parto en un hospital público

También hay otros aspectos que debes considerar si optas por dar a luz a tu hijo en un centro público.

- Los protocolos de actuación siguen siendo bastante más estrictos que en los centros privados. Sin embargo, para el doctor Joaquín Calaf, jefe del Servicio de Ginecología del Hospital Sant Pau (Barcelona), esto, más que un inconveniente, es una ventaja: “Uno de cada cuatro partos presenta alguna complicación, de ahí la importancia de disponer de un estricto protocolo de actuación médica”, insiste.
- La dedicación suele ser menos personalizada que en la sanidad privada; de hecho, es casi seguro que el médico que te atenderá en el parto no será el mismo que te ha llevado durante el embarazo. Aun así, “cada vez son más frecuentes los equipos de obstetras y grupos de profesionales que trabajan con ideas parecidas”, recuerda el doctor Joaquín Calaf. Esto significa que el especialista que te ayude a dar a luz mantendrá la misma línea de actuación que el ginecólogo que te ha controlado el embarazo.
- Tendrás que compartir habitación con otra parturienta (salvo en algunos hospitales), ya que la sanidad pública no permite pagar por estar sola.
- Existen mayores restricciones en lo referente al número, la duración y el horario de visitas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El parto en un centro privado

Durante el embarazo bastará con que te hagan tres ecografías, pero en algunos centros suelen hacer más. Además, puedes solicitar la ecografía en 3D tomada en tiempo real, con movimiento (cuesta alrededor de 150 €). Y cuando llegue el parto, lo normal es que en el paritorio haya cinco profesionales: el médico (el tocólogo que ha llevado tu embarazo, salvo que exista un impedimento importante, en cuyo caso será el que esté de guardia), la matrona, el auxiliar de parto, el anestesista y el neonatólogo.

El tocoginecólogo es quien atiende el parto. La matrona seguirá tu evolución durante la dilatación e irá informando al médico, que acudirá a la sala de partos para dirigir la fase de expulsión. Después del nacimiento el bebé se quedará con el neonatólogo y la matrona, que se encargará de todo lo necesario para llevaros a planta.

¿Cuáles son las ventajas?

- Tienes una enorme lista de maternidades y de especialistas en Ginecología y Obstetricia donde elegir, sin necesidad de pasar previamente por el médico de cabecera.
- Puedes cambiar de especialista si no estás de acuerdo con la forma en que tu médico está llevando tu embarazo y solicitar una segunda opinión a otro médico si lo deseas.
- No existen listas de espera largas.
- Es más fácil la solicitud de pruebas y sus resultados suelen estar disponibles en plazos más breves que en la sanidad pública.
- Algunas aseguradoras cuentan con servicio telefónico, disponible las 24 horas del día, para realizar consultas sobre el embarazo, el parto y el postparto.
- También suelen ofrecer otras prestaciones adicionales: fotógrafo, servicio religioso..., con toda la privacidad y la comodidad que eso conlleva. Y en algunos, si tu bolsillo te lo permite, incluso puedes solicitar una suite (como si se tratara de un hotel).
- Después del nacimiento del bebé, el régimen de visitas de los familiares suele ser totalmente libre. Además, salvo que tu médico lo desaconseje por algún motivo, tienen derecho a acompañante día y noche (las habitaciones cuentan con una cama supletoria).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Desventajas del parto en un centro privado

Si quieres que tu hijo nazca en una maternidad privada, recuerda tener presentes los siguientes aspectos:

- Aunque los centros privados cada vez están mejor dotados, algunos todavía no disponen de todos los medios técnicos y humanos necesarios para solventar una urgencia (UCI de neonatos o bancos de sangre, por ejemplo). Recuerda que cerca del 8% de los bebés que nacen en nuestro país son prematuros.
- Salvo los más punteros, en caso de complicación grave remiten a los centros de titularidad pública, donde sí disponen de toda la tecnología necesaria.
- El número de cesáreas que se practican en los centros privados es bastante superior a la media que registran los hospitales públicos. El doctor Blas Rupérez, coordinador de Obstetricia del Instituto Marqués, de Barcelona, minimiza este aspecto: “Muchas madres desean un parto a la carta; nos piden, por ejemplo, que su hijo nazca en una fecha concreta por diversas razones, importantísimas para ellas”.
- Las aseguradoras tienen periodos de carencia que no se pueden obviar bajo ningún concepto. Recuerda que no podrás dar a luz en un centro privado, a no ser que lo pagues, si no llevas un tiempo largo abonando las cuotas (generalmente un mínimo de 10 meses).
- Tendrás que llevar al hospital la canastilla completa de tu bebé (con la ropa, los pañales, los productos de aseo, un chupete y una toquilla para abrigarle al salir a la calle), una maleta para ti (no te olvides de coger tu set de maquillaje y ropa para verte guapa el día que os den el alta) y un maletín para el papá o para la abuela si se van a quedar a dormir contigo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Y el parto en casa?

Es un tipo de parto más común en otros países, aunque en España también hay madres que deciden optar por él. En todo caso, recuerda que esta opción no es posible si el embarazo es múltiple o si el bebé está colocado de nalgas. Tampoco se aconseja si es el primer parto, ya que la probabilidad de que surja un imprevisto (y acabar en el hospital) es cuatro veces superior en las madres primerizas.

Condiciones para un parto seguro

En todo caso, los expertos coinciden en que se deben dar ciertas condiciones para que el parto en casa sea totalmente seguro:

- Previsión. Este plan de nacimiento tiene que establecerse antes de la semana 28 de embarazo.
- Fecha del parto. El alumbramiento ha de producirse entre las semanas 37 y 42.
- Controles durante el embarazo. La parturienta debe haber seguido de forma estricta todas las pruebas habituales para controlar el embarazo (las ecografías, los análisis, etc.).
- Ambiente para el parto. Debe ser relajado, es esencial que la madre se sienta cómoda y tranquila.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo