Cómo identifican al bebé recién nacido

Con los protocolos de identificación y custodia que se emplean hoy en los hospitales, no hay riesgo de que confundan a tu bebé con otro.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Temor a que lo confundan con otro

Cuando nace un hijo, junto con la alegría llegan nuevas preocupaciones. Una de las primeras es “¡que no me lo roben ni me lo cambien en el hospital!”.

Es un temor comprensible, le sientes tan vulnerable y depende tanto de ti... Pero con los procedimientos que se emplean ahora en los hospitales, que aquí te explicamos, no se podrían repetir casos como los que ocurrieron hace tres o cuatro décadas en nuestro país.

Tu recién nacido, bien identificado, estará siempre vigilado en los escasos momentos en que no esté a tu lado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Métodos actuales de identificación

En el paritorio, cuando des a luz, llevarás en la muñeca una pulsera con un código de barras. A tu bebé recién nacido, una vez estabilizadas sus constantes vitales, le colocarán en el tobillo o en la muñeca otra pulsera con el mismo código, que también figurará con una pegatina en la pinza del cordón y, con otra, en el partograma.

En esta ficha, además, se registrarán las huellas dactilares de los dedos índice y medio de la mano derecha del niño (la huella plantar se ha abandonado), impresas con tinta o con sistemas biométricos, junto a la huella dactilar de tu índice y, cada vez con más frecuencia, una gota de sangre del cordón umbilical, depositada en papel secante y sellada.

La colocación de la pulsera al bebé y el registro del partograma se realizan siempre ante la madre o su acompañante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La huella del ADN, lo más seguro

Es un método infalible: se extrae una gota de sangre del cordón umbilical y se sella junto a una gota de sangre de la madre.

En caso de duda la comprobación es muy rápida. Tiene el inconveniente de que es caro.

Y polémico, porque guardar la información genética del niño podría suponer una intromisión en su intimidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el hospital, siempre custodiado

La identificación, per se, no basta sin un control. En el hospital procurarán que el bebé no se separe de la madre en ningún momento.

Si no se puede evitar, porque hay que hacerle alguna prueba o intervención, facilitarán que esté el papá o quien te acompañe.

Y cada vez que se lleven al niño o le traigan, verificarán la coincidencia de los códigos de barras.

Esta coincidencia se comprueba por última vez en el momento del alta. No te quitarán la pulsera, ni tampoco al bebé, las cortaréis vosotros cuando estéis en casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bebé identificado… y registrado

Además de identificar al recién nacido, hay que inscribirle en el Registro Civil.  Así se garantiza su derecho fundamental a tener una identidad.

- El plazo para inscribirle va desde las 24 horas después de nacer hasta 8 días (ampliables a 30 días si se precisa).
- Hay que presentar el documento identificativo de los padres y de su relación y el certificado de nacimiento del bebé (te lo dan en el hospital).
- Antes había que acudir a una sede del Registro. Ahora, cada vez más, el hospital o el profesional que atienden al parto pueden solicitar la inscripción, que luego se envía a los padres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo