Parto: ¿y si no llego a tiempo al hospital?

Entre el 1% y el 2% de los nacimientos comienzan sin que la madre note las contracciones. Si te ocurre y no te da tiempo a llegar al hospital, pide ayuda, llama al teléfono 112 y sigue estos pasos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Algo muy improbable

Seguro que si eres mamá primeriza, uno de tus miedos es dar a luz en el baño de casa porque no tienes tiempo de llegar al hospital. Tranquila, porque se trata de algo muy improbable; normalmente el parto es un proceso largo y da muchas pistas previas.

Sin embargo, sí es cierto que entre 1% y 2% de los partos se producen en circunstancias en las que no se siente (o apenas se nota) el dolor de las contracciones y se dilata tan rápido que no queda más remedio que parir sin asistencia médica.

Causa desconocida

No se conoce el motivo por el que algunas mujeres no sienten las contracciones, pero se sabe que es más probable que ocurra en las que ya han tenido varios hijos o por algo que los médicos llaman “incompetencia del cuello del útero”, que puede hacer que éste se dilate sin contracciones, o casi sin ellas, y que normalmente está relacionado con los partos prematuros.

Aunque los médicos aseguran que estos partos espontáneos suelen ser fáciles y rápidos, se consideran de emergencia y es necesario tomar algunas precauciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuáles son los síntomas que lo anuncian

Existen una serie de síntomas que indican que el proceso de parto ya ha empezado. Toma nota.

- Tus contracciones ya no dan tregua, aparecen con dos minutos de separación, desde que comienza la primera hasta que empieza la segunda.
- El bebé presiona el recto y sientes ganas incontrolables de evacuar.
- No puedes controlar el instinto natural de parir. Tienes una dilatación de 10 cm y una gran necesidad de pujar porque el bebé ya asoma.
- La vagina tiene una apertura por la que se puede ver la cabeza del bebé, aunque entre contracción y contracción vuelve a esconderse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómo debes actuar

Llama a una ambulancia (y si estás sola, a alguien cercano para que te ayude en este momento). Hasta que llegue el médico hay que seguir varios pasos.

Paso 1

Colócate en una cama o en el suelo sobre toallas con la cabeza ligeramente incorporada. Sujeta los muslos con las manos desde su parte externa para ayudarte a pujar. Empuja solo con la contracción.

Paso 2

La persona que te ayude hasta que llegue el médico debe colocar la palma de su mano bien abierta entre el final de la vulva y el ano para evitar desgarros.

Paso 3

Cuando comienza a salir el bebé se coloca una mano en su cabeza y se ejerce una suavísima presión para que el parto no se produzca muy rápido; la cabeza debe salir con una contracción tras el pujo.

Paso 4

Nunca hay que tirar del bebé hacia afuera. Por lo general, una vez que saca la cabecita comienza a girar por su cuenta para que los hombros puedan salir. Dale un poquito de tiempo para que lo consiga. Si tarda, se le puede ayudar sujetándole la cabeza con una mano en cada carrillo y empujando para abajo.

Paso 5

Si el bebé viene con una vuelta de cordón umbilical, hay que retirarlo como si le quitáramos un collar utilizando solo nuestro dedo índice.

Nota importante

Si el expulsivo comienza camino del hospital hay que parar el coche, encender las luces y llamar a emergencias. Ponte en el asiento trasero y actúa como si el parto fuera en casa).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Y qué hay que hacer luego?

Ten presente que el bebé llega al mundo lleno de fluidos, por lo que puede resbalarse en tus manos. Agárralo suave pero firmemente y mantén su cabeza más baja que el cuerpo para que expulse los líquidos que han quedado en sus vías respiratorias.

- Lo primero es comprobar que está despierto y reacciona. Si no es así puedes darle un masaje o unos suaves pellizquitos en su espalda. Además, hay que limpiarle la boca y la nariz con una toalla seca.
- No cortes el cordón umbilical; no pasa nada por no hacerlo y es mejor esperar a que llegue el equipo médico, que lo cortará con instrumental limpio y adecuado.
- Lo que sí es importante hacer es secar al bebé con toallas secas, cubriéndole la cabeza, nunca la cara, y ponerle encima del pecho de la madre (es esencial que tenga ese contacto piel con piel hasta la llegada de la ambulancia), tapándolo con una toalla o con ropa de su madre para protegerle del frío.
- Ponle inmediatamente al pecho, así irás estimulando las contracciones del útero que expulsan la placenta.

Cuando llegue la ambulancia os llevarán al hospital, donde os realizarán todos los cuidados y reconocimientos de un parto normal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo