Tatuaje en la parte baja de la espalda y epidural ¿compatibles?

Salvo en algunas excepciones ¡claro que lo son!. Toma nota.

Los mitos sobre el embarazo, el parto y el postparto existen y hay que saber identificarlos para no tener más miedos de los que, probablemente, ya tenemos. Uno de los más extendidos es que tener tatuajes imposibilita que los médicos puedan ponerte la anestesia epidural en el parto. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Algunas excepciones

Por regla general, tener un tatuaje no tiene por qué influir en la posibilidad de poner la epidural o no, salvo en varias excepciones:

  • Está elevado y la piel presenta escamas
  • Está enrojecido, inflamado o drena líquido
  • Es reciente y la zona del tatuaje aún no ha cicatrizado

    A pesar de que las investigaciones sobre la incompatibilidad de los tatuajes y la epidural son muy limitadas, los informes demuestran que esta situación se da en casos muy aislados y raros. Por lo general, si tienes un tatuaje en la zona inferior de la espalda, el médico, al inyectarte la epidural, optará por alguna área que no esté tatuada. Si esto no fuera posible, puede que el anestesista realice un pequeño corte en la piel antes de insertar la aguja para evitar el riesgo de que algún pigmento del dibujo entre en la aguja o se deposite en los tejidos internos.

    De cualquier forma, si tienes dudas al respecto, lo ideal es que hables con tu médico sobre el tema o posibles alternativas para paliar el dolor en el parto, como ejercicios de respiración, medicamentos vía oral, consejos para relajarte…

    Y ADEMÁS… Tatuajes y embarazo: todo lo que necesitas saber o Tatuajes y epidural

    Publicidad - Sigue leyendo debajo