Da a luz en su casa y casi sin ayuda

Tras una experiencia poco reconfortante en un parto anterior, esta joven madre decide dar a luz en su casa y prácticamente sin ayuda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Se llama Marissa Heckel, es de Columbus Grove, OH, y hace apenas siete días que acaba de ser madre por segunda vez. Dicen los expertos que cada parto es diferente, ya que no tienen por qué repetirse las mismas circunstancias en uno y otro caso, pero con ella, esta frase ha sido literal.

Hace tres años, durante el parto de su primera hija, tuvo una experiencia que describe como muy desagradable en la que se sintió presionada, dirigida, intimidada y que terminó con un desgarro de segundo grado y numerosos puntos.
En su segundo embarazo decidió que las cosas iban a ser muy diferentes y que daría a luz en su casa. Su deseo era traer al mundo a su hijo en un ambiente apacible, libre de estrés y de presiones, respetando el ritmo que marcase su cuerpo y con la ayuda de su marido. Y lo consiguió.

Tras 36 horas de trabajo de parto, aliviando sus dolores en la ducha, en la bañera, manteniéndose con la espalda pegada a una pared y con una única frase en la cabeza: "el dolor es solo temporal", consiguió traer al mundo a su pequeño. Empujando cuando su cuerpo así lo determinaba, en esta ocasión no precisó ningún punto.

El niño midió 55 cm y pesó 4 kilos 200 g.

Publicidad - Sigue leyendo debajo