Contaminación, olas de calor y partos prematuros

Según un estudio que ha analizado 300.000 partos en la ciudad de Madrid, durante ocho años, la contaminación atmosférica, el ruido del tráfico y las olas de calor inciden en el aumento de los partos prematuros.

Los investigadores del Instituto de Salud Carlos III registraron en ese periodo 24.000 bebés prematuros (37 semanas), 20.000 muy prematuros (de 30 a 37 semanas) y 4.270 extremadamente prematuros (menos de 30 semanas de gestación). Y al consignar su día de nacimiento, obtuvieron estos datos.

Cómo inciden estos factores en los partos prematuros

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Contaminación. Cuando hay un pico de PM2,5 (micropartículas que emiten los diésel), al día siguiente los partos prematuros se incrementan 3,7% por cada 10 micg/m3 de aumento de partículas.

Calor. Un día después de que la temperatura supere los 34 ºC, los prematuros aumentan un 5,2% y los muy prematuros, un 4,7% ¡por cada grado que suba!

Ruido. En el 75% proviene del tráfico rodado. El peor es el diurno: por cada dB(A) que aumente el ruido diurno en Madrid, ese mismo día los partos prematuros suben un 15,4%, los muy prematuros un 6,9% y los extremadamente prematuros, 22,2%.

Qué puedes hacer para que el parto no se adelante

Ante todo, no estresarte: en el ruido y en el calor, el estrés es un desencadenante, dicen los investigadores.

Además, en cuanto a la polución atmosférica, hay que evitar la exposición en esos picos, buscar tiempo y espacios verdes para pasear, salir al campo los fines de semana... Quienes siguen estos hábitos disminuyen el riesgo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo