Métodos para provocar el parto

En un parto provocado el médico utilizará algunos de los métodos que te explicamos aquí.

Para iniciar el parto, el bebé tiene que estar en posición cefálica, cabeza abajo, y el cuello del útero debe estar blando. El médico utilizará uno o varios de estos métodos.

Despegar membranas

Se hace cuando el embarazo pasa de la semana 41. Es muy efectivo.

El médico introduce un dedo por el cérvix y despega las membranas que están adheridas a la pared del útero (sólo se hace si el cérvix ya está maduro). Después te vas a casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Es normal que tengas un ligero sangrado. Y lo habitual es que el parto se inicie en los siguientes días.

Gel de prostaglandinas

Se trata de un gel que se aplica en el cuello del útero para ablandarlo (también puede ser una especie de tampón).

Se pone cuando la embarazada ingresa en el hospital, cada ocho horas. Su aplicación puede ser suficiente para lograr que empiecen las contracciones.

Oxitocina sintética

Cuando el cuello está ya un poco dilatado, si las contracciones no empiezan o son poco efectivas, se administra a la madre oxitocina por vía endovenosa (te pondrán un catéter en el brazo o en la mano), disuelta en el suero y por goteo continuo, en una dosis pequeña que se va aumentando hasta que el parto evoluciona por sí solo.

Rotura de la bolsa

Cuando las contracciones son rítmicas y eficaces y el cérvix se ha dilatado 4 cm, puede que la matrona introduzca una lanceta para romper la bolsa de aguas, si aún no se ha roto.

No es doloroso, estimula las contracciones y ayuda al bebé a descender por el canal del parto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo