El parto con instrumental médico

En algunas ocasiones las complicaciones en el transcurso del parto hacen necesaria la intervención de los médicos con instrumental obstétrico. Te explicamos cómo son estos instrumentos médicos y en qué casos se tienen que emplear.

Parto instrumental
pixelfitGetty Images

Un parto instrumental es en el que los médicos tienen que emplear fórceps, espátulas o ventosas. El tocólogo usa estos instrumentos para reducir el tiempo del expulsivo si la madre tiene dificultades o alguna patología que le impida continuar con los pujos. También se emplean si hay sufrimiento fetal como por ejemplo si el bebé se queda "atrapado" en el canal de parto y el médico necesita usar un instrumento obstétrico para ayudarle a salir.

Parto con fórceps, espátulas o ventosa

La elección la hace el osbtetra, según la posición del bebé. Los fórceps forman una tenaza articulada que se coloca a ambos lados de la cabecita del bebé y que permite rotarla y tirar de ella.

La ventosa, parecida a una campana de goma, se acopla a la coronilla del bebé y se conecta a un extractor de vacío para extraerle.

En cuanto a las espátulas, son como un calzador (no siempre se usan dos). Igual que con la ventosa, no sirve para rotar la cabeza, sólo para ayudar a la expulsión, al final.

Si te preocupa la episiotomía, únicamente se realiza si se ve que, en caso contrario, se producirá un desgarro perineal. No es una práctica rutinaria aunque se esté aplicando un instrumento obstétrico. Respecto a la anestesia, sólo se usará si es necesaria. Un parto instrumentalizado no es, como ocurre con la cesárea, una intervención quirúrgica que siempre requiere anestesia.

Es posible que cuando se usan fórceps o espátulas, el recién nacido presente alguna lesión cutánea en la cara o en la cabeza, que tenga un pequeño hematoma o que sufra una ligera parálisis facial que desaparecerá en 48 o 72 horas. Los bebés nacidos con ventosa pueden presentar un abombamiento de la cabeza que remitirá en las siguientes semanas.

¿Recuperación más difícil si es un parto con instrumental?

No tiene por qué, si el parto ha sido vaginal y no demasiado complicado, aunque se hayan utilizado fórceps, ventosa o espátula. De hecho, el uso de instrumentos obstétricos reduce la duración de la fase expulsiva, por lo que la madre suele estar menos cansada. En caso de que te hayan sometido a una cesárea sí tardarás más en recuperarte, ya que la cicatrización total de la herida puede tardar un par de semanas y, además, no deberás coger peso durante el primer mes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo