Walking epidural, la anestesia epidural ambulante

Elimina el dolor de las contracciones, pero te permite caminar, porque conservas sensibilidad en las piernas. Tiene ventajas y cada vez se utiliza más.

La "walking epidural" es una variante de la anestesia epidural que cada vez se utiliza más en nuestros hospitales.

Su principal ventaja radica en que anula el dolor de las contracciones sin adormecer las piernas, por lo que puedes levantarte y caminar durante la dilatación, ir al baño o adoptar diferentes posiciones, en lugar de tener que permanecer tumbada en la cama.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Se pone igual que la tradicional, introduciendo una aguja en el espacio peridural de la columna vertebral y conectando un catéter por el que se suministra la analgesia, que en este caso lleva menos anestésicos y más opiáceos (tranquila, al bebé no le llegan) para dormir las fibras sensitivas y no las motoras.

Otras ventajas de la "walking epidural" es que se puede aplicar antes, su efecto es más rápido y permite colaborar mejor en los pujos, lo que facilita el parto.

Quienes queráis profundizar más en el tema, podéis consultar esta ponencia (muy técnica) de la Sociedad Española del Dolor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo