Los cuidados posteriores a una cesárea

Si te practican una cesárea la recuperación será probablemente más lenta que si hubieras tenido un parto vaginal. No te agobies. Tómate la vida con más calma y sigue las indicaciones de tu médico en lo que al cuidado de la herida se refiere.

Cuidados posteriores

En total la intervención dura menos de una hora. Si todo ha ido bien te subirán a la habitación con tu bebé y podrás iniciar ya la lactancia.

Los efectos de la anestesia desaparecen en una o dos horas (todo depende de cuánta te hayan puesto). Eso significa que la herida empezará a dolerte, pero te administrarán analgésicos en el gotero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A las pocas horas te dejarán beber (agua, zumo...), aunque para comer deberás esperar más tiempo.

El gotero y la sonda se suelen quitar a partir de las 12 horas. Al cabo de un día, las enfermeras te pedirán que te levantes e intentes andar y que te duches. Es importante que te muevas para activar la circulación y los intestinos (así se evitan problemas de gases).

Pero la primera vez que te levantes no será fácil y puedes marearte. Pide ayuda a una enfermera y, en todo caso, hazlo lentamente.

De cualquier modo, en estos días en el hospital y cuando llegues a casa, tómate las cosas con calma: la recuperación de una cesárea es más lenta que la de un parto vaginal porque tu cuerpo necesita restablecerse de la operación.

Para cuidar la herida sigue las instrucciones que te haya dado la matrona y que consisten básicamente en mantenerla limpia y seca. Aproximadamente a los diez días de la operación te programarán la primera visita postparto y si todo va bien, te quitarán los puntos o grapas.

¿Y el siguiente parto?

Si no se repiten las causas que la han propiciado esta vez, no tiene por qué volver a ser una cesárea.

De hecho, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia recomienda intentar el parto vaginal tras una cesárea y sitúa la tasa de viabilidad en más del 70% (90% si la madre ya ha tenido otro hijo mediante parto vaginal).

Eso sí, como el mayor riesgo en este caso es la rotura uterina a causa de la cicatriz anterior (0,5% de los partos), para disminuirlo hay que dar tiempo a que los tejidos cicatricen bien, y por eso la SEGO aconseja dejar pasar como mínimo 18 meses entre una cesárea y el siguiente parto.

Y si finalmente la mejor opción es otra cesárea, la intervención será similar a la anterior y lo más probable es que corten por el mismo sitio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo