Cómo te ayuda la matrona en el parto y el postparto

Te acompaña antes, durante y después del nacimiento de tu hijo y en ella encontrarás a la mejor asesora para empezar bien con la lactancia materna. Descubre todo lo que puede hacer.

Te encuentras en la recta final del embarazo y cada vez te queda menos para vivir la inolvidable experiencia del nacimiento de tu hijo. En esta etapa, además de tu pareja, estará junto a ti la matrona.

Pero ¿qué papel desempeña exactamente? “Nuestro oficio consiste en acompañar y asistir a la mujer antes, durante y después del parto. Y en ese acompañamiento es esencial aportarle confianza y trasmitirle seguridad y templanza”, explica Eva Vela, vicepresidenta de Federación de Asociaciones de Matronas de España.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y es que la labor de la matrona cuando des a luz empezará en el mismo momento en el que llegues al hospital. Ella será quien te examine para comprobar si estás de parto y quien te acompañe a la sala de dilatación. “Tras recibir a la futura madre con cercanía, le preguntamos si ha elaborado un plan de parto para poder llevarlo a cabo; siempre, eso sí, que el nacimiento se desarrolle con normalidad.

Una vez acomodada, se le realiza un tacto vaginal para saber cuántos centímetros ha dilatado y se le controlan las contracciones del útero y las pulsaciones del bebé a través de la monitorización fetal.

En el caso de que la mujer solicite la analgesia epidural, la matrona es la encargada de avisar al anestesista. Y cada dos horas, aproximadamente, explora a la mujer para comprobar cómo va la dilatación. “Intentamos interferir lo menos posible en esta etapa para que la madre pueda vivir la evolución de su parto con su acompañante en la intimidad y lo más relajada posible”, señala Gema Magdaleno del Rey, matrona del Hospital Universitario de La Paz, en Madrid.

Ánimos y seguridad

Una vez que completes los diez centímetros de dilatación, comenzarás la etapa del expulsivo. Y durante esta fase la matrona te dará ánimos y te guiará para facilitar el nacimiento de tu hijo. “Cuando se ha puesto la epidural, la mujer no tiene la sensación de empujar y somos nosotras las que dirigimos sus pujos y la animamos. Además intentamos transmitirle seguridad y tranquilidad. Pero nuestro trabajo depende del tipo de parto y del perfil de la mujer.

Hay algunas madres que llegan con muy buena actitud y muy preparadas, lo hacen todo ellas solas y únicamente necesitan que estemos a su lado. Otras, en cambio, necesitan que las guiemos porque el miedo las bloquea”, afirma Eva Vela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“El objetivo de la matrona –añade Gema Magdaleno del Rey– es conseguir que la mujer pueda vivir su parto de la forma más bonita y positiva, que salga todo bien y, sobre todo, que se sienta cómoda y acompañada durante esta experiencia vital.” De hecho, habitualmente el ginecólogo sólo asiste el parto en caso de cesárea, o cuando el bebé viene de nalgas, o cuando es necesario el uso de instrumental para extraer al recién nacido.

La primera ayuda

Sin embargo, el trabajo de la matrona no termina en el parto. Así, nada más extraer al recién nacido es ella quien lo coloca piel a piel con su madre. Y mientras la mamá está disfrutando del primer contacto con su hijo, se encarga de extraer la placenta, de limpiar a la mujer y, cuando hace falta (si se ha hecho episiotomía o se ha producido un pequeño desgarro), de realizar la sutura.

A continuación llega el momento de iniciar la lactancia. “Ayudamos a la madre a ponerse el bebé al pecho y le enseñamos cómo amamantarlo. A las dos horas del parto comprobamos cómo se encuentra la nueva mamá: examinamos que el útero está en la posición adecuada, que no hay un sangrado excesivo, se controlan los puntos (si los hay), se vigila la tensión arterial y se comprueba si tiene fiebre.Si todo está bien, se traslada a la madre y al bebé a una habitación del hospital. Ahí es cuando se acaba nuestra labor”, cuenta Gema Magdaleno del Rey.

Ya en la planta, las enfermeras serán quienes tomarán el relevo de la matrona y se encargarán de ayudarte y de facilitaros todos los cuidados que necesitéis tú y tu bebé durante vuestra estancia en la maternidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo