Problemas al expulsar la placenta

Lo más habitual es que el alumbramiento transcurra con bastante rapidez y sin complicaciones. Sin embargo, en algunas ocasiones la expulsión de la placenta puede conllevar algún problema.

Aunque son casos raros y aislados y no tienes que obsesionarte con este tema, el alumbramiento o expulsión de la placenta puede complicarse en algunas ocasiones.

El especialista tendrá que intervenir en estos casos.

LA PLACENTA NO SALE COMPLETA

En este caso el tocoginecólogo tiene que hacer un legrado para asegurarse de que se expulsan todos los restos que quedan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

LA PLACENTA NO SE DESPEGA DE LA PARED UTERINA

Es lo que se denomina “placenta ácreta”. Se trata de una complicación grave y el especialista podría verse obligado a realizar una histerectomía.

EL ÚTERO NO SE CONTRAE BIEN

En algunas ocasiones, las menos, después de desprenderse la placenta, el útero no se contrae bien. Esto puede ocurrir por una atonía uterina o porque han quedado cotiledones placentarios o restos de membranas en su interior.
En ambos casos existe un riesgo de hemorragia importante, por lo que el médico tiene que actuar realizando un legrado, masajes uterinos y poniendo a la mamá la medicación correspondiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo