Fuera miedos en el parto

A que algo salga mal, al dolor... Al pensar en el nacimiento de tu hijo te invade la ilusión, pero también algunos temores.

Claro que te da miedo el parto! Es comprensible y les ocurre a casi todas las embarazadas, incluso aunque hayan sido madres antes. Si te enfrentas a este sentimiento, plantéate dos cuestiones.

  • Una: que no eres la primera ni serás la última mujer que da a luz; la naturaleza se ha encargado de preparar tu cuerpo y tu mente para este momento.
  • Y dos: que puedes poner en práctica estrategias eficaces para combatir tus temores, en vez de angustiarte por ellos.

    Distintos sentimientos

    Al hablar del miedo al parto podemos distinguir distintas situaciones. Durante el embarazo, al pensar en el nacimiento seguramente sientas inquietud ante el dolor, ante la posibilidad de que algo vaya mal...
    Es un temor anticipativo que puedes combatir hablando de ello e informándote bien.

    Después, a medida que se acerca el nacimiento, el miedo suele ir disminuyendo; los nueve meses de espera te han ido preparando –mental y emocionalmente– y tus deseos de conocer a tu hijo actúan como un relajante. Sin embargo, el temor vuelve a invadirte cuando llega el momento del parto, aunque quizá te ocurra como a muchas mujeres, en las que se acompaña de una sensación de euforia. ¡Van a conocer a su bebé!

    Otras inquietudes

    Uno de los temores más habituales es el que siente ante la posibilidad de que el bebé no nazca bien. Sin embargo, la cantidad de controles que se hacen ahora en el embarazo ha reducido mucho este riesgo. Según las estadísticas, sólo 3% de los niños nacen con algún problema, y generalmente son trastornos que se pueden solucionar.

    En todo caso, hablar de este temor con tu pareja, con tu médico... hará que lo veas con más realismo y te relajes.

    Otra preocupación frecuente es que el parto se adelante. De nuevo, la mejor forma de combatirla es pensar en los avances que se han producido en Neonatología: actualmente las posibilidades de supervivencia y la calidad de vida de los bebés nacidos antes de tiempo son infinitamente mayores que las que había antes.

    Y si lo que te preocupa es que salga algo mal en el parto, no olvides que en ese momento estarán a tu lado profesionales preparados para anticiparse a cualquier situación y resolverla del modo más apropiado.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo