Final del embarazo con el bebé de nalgas

Si tu bebé no está encajado con la cabeza hacia abajo, es posible que esté justo en la posición contraria. Es lo que se conoce como posición podálica. Nuestro médico nos explica qué sucede en esos casos.

parto de nalgas
Westend61Getty Images

Hola, estoy de 38 semanas de embarazo y la semana pasada me dijeron que la niña venía de nalgas por lo que me han programado una cesárea. Sin embargo, desde hace unos pocos días, siento como unos pinchazos vaginales y he leído que es porque el bebé se está encajando para salir. Mi duda es: ¿se habrá dado la vuelta y se estará encajando? Estando de nalgas, ¿también puedo sentir estos pinchazos? Muchas gracias, espero que vuestra respuesta me aclare.

Al estar de 38 semanas de embarazo, supongo que todavía debe quedarte alguna visita al tocólogo y él comprobará la posición de tu bebé. Si no fuera así, antes de ingresar para hacerte la cesárea, te volverán a explorar para comprobar la posición de tu niña.

Si es tu primer embarazo es difícil que, estando de 38 semanas, pueda cambiar de posición. En una multípara (mujer que ya ha dado a luz antes) hay más posibilidades de que lo haga aunque la mayoría de los casos se mantendrá la misma posición. Al margen de la posición del bebé al llegar al último mes de embarazo el útero se va preparando para el parto ablandándose el cuello mediante pequeñas contracciones esporádicas que pueden ser las causantes de las molestias que refieres.

Si viene de nalgas puras o sea con el culete hacia abajo, este aunque sea más blando que la cabeza, también puede hacer algo de presión sobre la parte inferior del abdomen. Así que puedes estar tranquila pues antes de hacer la cesárea volverán a comprobar la posición de la niña por si hubieras tenido la suerte de que se diera la vuelta.

Si tienes dudas sobre tu embarazo, parto y postparto escribe a crecerfeliz@hearst.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo