La presencia de la pareja en el parto podría causar más dolor a las mujeres

Según el siguiente estudio, la presencia de la pareja en el parto dificulta a la mujer contar con la intimidad emocional que necesita para dar a luz.

Mujer en el parto
Getty Images

Sentir mucho dolor en el parto es algo que asusta a muchas mujeres embarazadas. Algunas solo comienzan a pensar en ello cuando están cerca de la línea de meta, mientras que otras lo hacen desde que saben que están esperando un hijo. Aun así, a la gran mayoría les suele tranquilizar la idea de que su pareja estará con ellas en ese momento dándoles la mano. Pero… ¿y si supieran que la presencia del padre en el parto causa más dolor?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Esta es la conclusión a la que llegó una investigación que se llevó a cabo, años atrás, por la University College of London, la University de Hertfordshire y el Kings College de Londres y que estuvo dirigida por el obstetra Michael Odent. El objetivo del estudio era identificar el dolor que la mujer experimentaba en el parto y si en él influía o no la presencia de su pareja.

Para obtener las conclusiones, contaron con 39 mujeres y sus respectivas parejas que dieron permiso para formar parte del estudio y participar en varias pruebas. Para medir el dolor utilizaron un “pinchado láser” en el dedo de las mujeres en las horas más trascendentales del parto y se dieron cuenta de que la sensación era más intensa cuando la pareja estaba presente que cuando no lo estaba.

Además, también hicieron un cuestionario postparto a través del cual evaluaron la relación entre el dolor que experimentaban las mujeres en el parto y el tipo de relación afectiva que mantenían con su pareja. En este sentido, demostraron que el parto era más doloroso en mujeres que mantenían una relación con su pareja más distante y menos afectiva.

Según el director de la investigación, la presencia del padre en el parto hace que a la mujer le cueste más producir la oxitocina, la hormona responsable de que las contracciones se produzcan y dificulta que la mujer pueda tener la intimidad emocional que necesita para dar a luz con tranquilidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo