Qué hacer si te pones de parto y crees que no llegas al hospital

¿Temes ponerte de parto y no llegar al hospital? ¡Tranquila! Esto es rarísimo en primerizas y raro en las multíparas. Aun así, te explicamos qué hacer si te ocurre para que mantengas la calma y lo tengas todo bajo control.

Si el parto es inminente y ves que no llegas al hospital, respira hondo, mantén la calma y recuerda las siguientes indicaciones:

  • Ten siempre a mano un teléfono, procura llevar encima el móvil cargado y con suficiente saldo. Para conseguir ayuda médica, llama al 112, el teléfono de Emergencias, donde os darán a ti o a tu acompañante las instrucciones sobre lo que debéis ir haciendo hasta que llegue la ayuda sanitaria.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    • No intentes detener el parto cruzando las piernas o reteniendo los pujos. Cuando una multípara se pone de parto y la dilatación avanza rápidamente, la mujer no tiene nada a su alcance para retrasar el parto. El hecho de cruzar las piernas incluso pone en peligro al bebé, ya que se puede quedar aprisionado en la vagina y asfixiarse. Facilita la salida del bebé, colocándote con las rodillas dobladas y las piernas separadas.
      • Hay que crear un entorno lo más higiénico posible: quien atienda el parto debe lavarse las manos con agua y jabón y, si tiene guantes desechables, utilizarlos. Además, la futura mamá se debe lavar la zona genital con agua y jabón, colocarse en una zona limpia y tener a mano sábanas y toallas.
        • Durante la expulsión no se debe tirar del bebé ni del cordón umbilical. Hay que dejar que el bebé salga de forma natural. Una vez que el niño está fuera, no hay que cortar el cordón, lo mejor es anudarlo con una hebra de lana o incluso con los cordones de los zapatos. La razón de que bajo ningún concepto se deba tirar del cordón es que esto podría provocar un desprendimiento de la placenta y una hemorragia, lo que es bastante grave.
          • Hay que abrigar al niño para evitar una hipotermia (descenso brusco de la temperatura corporal). Se puede utilizar una toalla o una manta. Si no tienes nada a mano, también puedes emplear papel de periódico, que es un estupendo aislante térmico.

            Después, hay que trasladarlos al hospital en cuanto se pueda para que la expulsión de la placenta se haga en un centro sanitario y los profesionales médicos se aseguren de que tanto el bebé con la reciente madre están bien.

            Publicidad - Sigue leyendo debajo