La dilatación se acelera

LA DILATACIÓN SE ACELERA

Desde este punto (con 4 centímetros de dilatación) los partos de primerizas tienen una media de seis horas. Si ya has tenido más hijos, la duración se reduce a la mitad. Ahora las contracciones irán en aumento (hasta 4 o 5 cada diez minutos) y serán más largas e intensas, por lo que el esfuerzo físico será mayor. También puedes notar dolor en los riñones; depende de cómo venga encajado el niño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Muchas mujeres definen las contracciones como olas de dolor; puedes sentir cómo llega y cómo crece hasta alcanzar la cúspide para desaparecer. Muchas mujeres los definen como el mayor dolor que he sentido en su vida.

La “culpa” la tienen tu musculatura uterina, que se está contrayendo, junto a la gran presión que ejerce el bebé. Te agotará la espera, el insomnio y llevar ya varias horas sin comer ni beber. Si los médicos ven que el parto no sigue la dinámica prevista puede que decidan administrarte oxitocina para estimularlo. En este caso, el dolor de las contracciones aumentará, pues éstas serán más intensas y seguidas.

GLUPS, LA EPIDURAL

A menos que quieras vivir un parto sin anestesia, la epidural se aplica a partir de los 4 centímetros de dilatación. Es el momento en que las contracciones son ya más fuertes y el dolor se intensifica mucho.

La administración de la epidural no te dolerá, sólo notarás un ligero pinchazo cuando el anestesista te aplique el analgésico previo. La anestesia empezará a hacer efecto a los 15 minutos, aproximadamente, y puede marearte un poco. Coméntaselo a la enfermera para que lo solucione.

En la mayoría de los casos, la epidural marca un antes y un después en el parto. Con la anestesia se acaba parte del estrés. Muchas mujeres se relajan tanto que incluso se quedan medio dormidas.

Y hay otra explicación para ello: a medida que el parto se intensifica aumenta el nivel de endorfinas, unas hormonas que relajan y que favorecen la sensación de bienestar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo