Ponte cómoda

Cada vez más hospitales permiten parir en cuclillas, de pie, sentada... Aunque no todas las posturas son compatibles con la epidural, el bienestar del bebé o el uso de instrumental.

Al dar a luz, en cualquiera de las posiciones verticales se aumenta ligeramente la anchura pélvica, lo que facilita la salida del bebé por el canal del parto”, afirma el Dr. Juan José Hernández Aguado, jefe de Ginecología y Obstetricia del Hospital Infanta Leonor de Madrid.

Y según la última “revisión Cochrane” (que examinó 5.764 partos), parir en posición vertical se asocia con “una disminución del tiempo de parto y una reducción de episiotomíasy del uso de ventosa y fórceps”, aunque también reseña un aumento de desgarros del periné y del riesgo de pérdida de sangre mayor de 500 ml.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Aún así, hay una tendencia a que la mujer tenga libertad para elegir; por ello los nuevos protocolos sobre la Estrategia de Atención al Parto Normal permiten dar a luz en la postura que la embarazada escoja.

“Cuando llegan a la clínica les damos por escrito las opciones que tienen, pero también intentamos que no se hagan demasiadas ilusiones con la perspectiva de parir en una determinada posición, ya que las posibles posturas dependen de cómo transcurra el parto. A veces se necesita más epidural, lo que imposibilita muchas opciones, o es el bebé el que no se siente cómodo en la postura elegida”, dice el Dr. José Ángel Espinosa, coordinador de Obstetricia de la Clínica Quirón de Madrid.

Publicidad - Sigue leyendo debajo