Cómo se desarrollará

Si has optado por parir en casa, asistida, tendrás que tener en cuenta ciertos aspectos. Te contamos cuáles son.

Hay diferentes tipos de bañera específicas para parir en el agua. Consulta a tu matrona cuál te conviene más; normalmente son de lona, con un sistema de renovación del agua, y resistentes, para que te puedas mover libremente sin riesgo de vuelco. Además, también puedes hacerlo en la de casa o alquilar una.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

No se utiliza ningún agua especial, la cloración que tiene la que te llega a casa ya es suficiente para evitar infecciones.

Lo que sí es importante es mantener constante su temperatura a 37 ºC.

De ello se encargará tu matrona.

Con todo preparado, empezarás la dilatación fuera del agua.

Su uso se iniciará cuando el proceso haya llegado a los 4 o 5 cm, porque si entras en la bañera con la dilatación aún muy incipiente, te puedes relajar tanto que el parto no avance.

Del mismo modo, si ya llevas más de dos horas en el agua, el ginecólogo te recomendará salir un rato, porque por un efecto fisiológico bioquímico, las contracciones podrían disminuir y dejar de ser efectivas.

Una vez que estés de 4 o 5 cm, entrarás a dilatar en el agua.

Probablemente te recomendarán beber líquido, porque favorece la liberación de oxitocina.

Incluso dentro de la bañera, el ginecólogo monitorizará al bebé, durante unos minutos cada cierto tiempo, para comprobar que todo se desarrolla correctamente.

A partir de ahí, cada parto será único, no hay dos iguales, ni siquiera en la misma mujer.

Si ya has tenido hijos, pronto descubrirás que esa experiencia sólo es eso, experiencia, pero que el desarrollo puede ser tan distinto como la noche y el día.

Publicidad - Sigue leyendo debajo