Epidural

Si tienes dudas, te ayudamos a resolverlar. Aprende todo lo que tienes que saber sobre la epidural.

  1. ¿Qué es y cómo funciona la epidural?
    Consiste en el bloqueo sensitivo de los nervios que transmiten el dolor durante el parto, manteniendo la consciencia. La epidural funciona con analgésicos locales inyectados en la zona lumbar, en la parte baja de la espalda. Existe una nueva técnica, llamada epidural ambulante (walking), que no deja a la madre paralizada de cintura para abajo, como antes, lo que permite dar a luz de manera más activa y sentir sin dolor todas las sensaciones a la hora de expulsar al bebé. Esto resulta posible porque se emplea menos dosis de anestesia, de modo que las fibras sensitivas quedan dormidas mientras que las que controlan el movimiento permanecen despiertas.
  2. ¿De qué modo se aplica?
    Con la mujer tumbada en postura fetal o sentada e inclinada hacia delante, arqueando la espalda, el anestesista inyecta una aguja en el espacio que existe entre dos vértebras lumbares y a través de ella introduce un catéter (un tubito más fino que un pelo) por el que irá suministrando analgésicos durante el parto. Es importante que en el pinchazo la mujer no se mueva, aunque tenga contracciones dolorosas.
  3. ¿Cuándo la ponen?
    Lo deciden el ginecólogo o la matrona. Por regla general se espera a que la dilatación alcance 3 ó 4 cm, pero algunos especialistas aplican la epidural según la intensidad del dolor. El efecto no es inmediato, se empieza a notar a los 10-20 minutos. Por eso, si el parto está muy avanzado, próximo al expulsivo, es mejor no ponerla porque no dará tiempo a que haga efecto.
  4. ¿Hay mujeres que no pueden utilizar la epidural?
    Sí. Por ejemplo, las que tienen alergia a algún fármaco de los que se ponen por el catéter (es muy raro), un problema de columna que sea importante, alteraciones en la coagulación, hipotensión, enfermedades inflamatorias del sistema nervioso o infección generalizada severa. Un caso a considerar es cuando hay un tatuaje en la zona, ya que el pigmento se puede introducir y es tóxico para el sistema nervioso. Algunos anestesiólogos hacen una incisión con un bisturí sobre el tatuaje y pinchan por debajo de la piel, pero no todos apoyan esta técnica.
  5. ¿Qué sentiré, podré empujar?
    La sensación que produce la epidural es tener las piernas pesadas, acorchadas, como cuando las cruzas y se te duermen. El objetivo es quitar el dolor de las contracciones, pero seguir notándolas, para que al final del parto, en el expulsivo, la madre note una presión en el periné que le provoque ganas de empujar. Aunque tenga la epidural, esta presión duele, pero es un dolor soportable y necesario para tener la sensación de pujo. Así la madre participa activamente en el nacimiento de su hijo.
  6. ¿Se emplea en cesáreas?
    Sí, por supuesto. Cuando la cesárea es programada o cuando en un parto vaginal la madre tiene puesto un catéter epidural y surge alguna circunstancia que haga terminar el parto en cesárea, se puede poner medicación por el catéter para producir en este caso anestesia para la cirugía. Sin embargo, en una cesárea de urgencia, si no se ha puesto antes la epidural, ya no dará tiempo a ponerla y a esperar a que haga efecto. En este caso podría realizarse una técnica distinta, llamada intradural, mucho mas rápida, o una anestesia general.
  7. ¿Es posible que la epidural no surta efecto?
    Sí, pero son casos muy raros. Es cierto que se pueden tener zonas del cuerpo menos anestesiadas (por ejemplo, que la anestesia haga efecto en la mitad del cuerpo y en la otra mitad no), pero siempre se puede resolver durante el parto. También puede darse el caso de que queden zonas sin anestesiar. Es más frecuente que esto ocurra en la zona de las ingles, por anomalías en la salida de los nervios que llegan a esa zona, pero igualmente suele tener solución.
  8. ¿Cómo puede afectar al bebé?
    Los estudios demuestran que los analgésicos de la epidural no pasan al flujo útero-placentario, así que es una técnica segura para el bebé, siempre y cuando se evite una hipotensión severa de la parturienta, ajustando las dosis adecuadas. Sólo en el caso de que se den complicaciones graves en la madre, podría afectar al bebe y habría que recurrir a una cesárea urgente, pero esto es algo extremadamente raro.
  9. Tras el parto, ¿cómo es la recuperación?
    El catéter se deja puesto unas horas más, sin introducir analgésicos. El efecto dura lo que dura el fármaco, hora y media o dos horas. La sensibilidad se recupera desde la punta de los pies hacia arriba. En seis horas (en algunas mujeres más) la nueva madre puede levantarse y andar.
  10. ¿La epidural puede tener efectos secundarios, como cefaleas o lumbalgias?
    Aunque es muy poco frecuente, puede tener efectos secundarios como dolor de cabeza (1 de cada 100 casos), lesión nerviosa (1 de cada 12.000) o algún hematoma. La cefalea aparece cuando la paciente se mueve en el pinchazo y la aguja toca la duramadre. Dura una semana y el tratamiento consiste en guardar reposo e ingerir abundantes líquidos y bebidas con cafeína.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo