Enseña a tu hijo a pensar diferente

Si quieres que tu hijo triunfe en su futura vida laboral no puedes pasar por alto el libro 'Enséñale a pensar diferente', una imprescindible guía en la que encontrarás toda la información que necesitas para dotar a tu hijo de una educación distinta.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un libro diferente

El libro -escrito por la maestra María García-Torralba y la periodista Carmen Cardoso y publicado por la editorial ToroMítico- ofrece un análisis en profundidad de las pedagogías alternativas que triunfan en la actualidad y te da las claves para que los niños de hoy alcancen el éxito en el futuro. Te dejamos la entrevista que hemos realizado a las autoras.  

¿De dónde nace la idea del libro?

Ambas somos madres, entre las dos tenemos tres niñas y un niño que son alumnos del mismo colegio, un Montessori situado en Madrid. Teníamos una historia parecida: habíamos decidido cambiarlos de escuela porque nuestros hijos no habían encajado bien, no compartíamos el método educativo y nos sentíamos muy frustradas, al igual que los niños. El cambio al Montessori fue la mejor decisión que tomamos respecto a su educación y ambas compartimos en varias conversaciones la experiencia que habíamos tenido.

Uno de los problemas que nos habíamos encontrado es que no teníamos mucha información acerca de todos los métodos de enseñanza alternativa y nos pareció una buena idea escribir un libro en el que se analizaran las diferentes pedagogías alternativas, así como las habilidades que se requieren para educarlos para el futuro, una cuestión que preocupa mucho a los padres debido a los grandes cambios que está experimentando la sociedad en la que vivimos. También pensamos que sería una buena idea hacer una guía de ejercicios y actividades destinadas a fomentar la creatividad, la autoestima y la autonomía de los niños, entre otros aspectos. Al ser una periodista y la otra maestra, la combinación era perfecta y nos lanzamos a escribir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Existe una necesidad social de reformar el sistema educativo?

Sí, es evidente y de hecho son cada vez más los colegios en España que están adoptando nuevas pedagogías desde las escuelas públicas, concertadas y privadas. Como decíamos antes, nuestra sociedad está experimentando unos cambios vertiginosos debido al desarrollo de las nuevas tecnologías y el fácil acceso a la información y la escuela no puede quedar al margen. Lo que ocurre es que como desde arriba, es decir desde la política, es tan difícil cambiar las cosas, el movimiento de transformación está partiendo de los propios centros de enseñanza y cada vez es más poderosa.

El título del libro 'Enséñale a pensar diferente', presupone un estereotipo de pensamiento común en el resto de niños. ¿Cómo piensan los que “piensan igual”, los que “no piensan diferente”?

Antes de tener claro el título del libro consultamos con diferentes expertos para recoger toda la información necesaria y nos sorprendió que muchos de ellos nos subrayaban que era necesario desarrollar en los niños el pensamiento divergente, que es sinónimo de diferente. La educación tradicional favorecía una uniformidad en los procesos de trabajo y en las respuestas de los niños, propia del diseño de sociedad en la que se instauró este sistema. Pero es que en la sociedad actual, precisamente lo que buscan las empresas e instituciones es un pensamiento que aporte algo nuevo, que sea distinto. Y ese sin duda es un reto importante para la educación y por eso decidimos titularlo así.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Pensar diferente puede crear conflicto con los demás? 

Al final, de lo que se trata, es de que el niño despierte su creatividad, su pensamiento propio. Que lo haga desde la confianza en uno mismo, mediante el refuerzo de su autoestima y que sienta la autonomía necesaria para llevarlo a cabo. Si potenciamos estos tres aspectos, no tiene porque haber conflicto, todo lo contrario. Es una riqueza.

¿Qué falla en el sistema educativo español?

Es difícil contestar a una pregunta así en tan poco espacio, pero nosotras señalaríamos algunos aspectos fundamentales. Hasta ahora y mayoritariamente, ha sido un sistema muy rígido. La transmisión de conocimientos ha sido prácticamente unidireccional, del profesor al alumno, con lo que los estudiantes no encontraban apenas vías de aportar ideas y contribuir a la educación del resto de compañeros. Se ha penalizado excesivamente el error, cuando lo más adecuado es incorporarlo al aprendizaje y hacer comprender a los estudiantes que forma parte del sistema de aprendizaje y que sirve para mejorar. Se ha fomentado muy poco el trabajo en equipo entre los propios alumnos. Ha habido pocos cauces para que los estudiantes desarrollaran su creatividad. De hecho, se ha confundido creatividad con hacer trabajos manuales perfectos y la verdad es que no tiene mucho que ver. Se ha descuidado mucho la educación emocional de los alumnos, y los que no se encontraban a gusto o no encajaban bien se han sentido unos fracasados, cuando lo cierto es que podrían haber desarrollado sus habilidades de otra manera. Pero con esto tampoco queremos situarnos desde una perspectiva de superioridad, más que nada porque buena parte de los problemas que ha habido han tenido que ver con una evidente falta de recursos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo podemos mejorarlo? ¿Qué soluciones o pautas concretas estableceríais para ello?

Escribiendo el libro y visitando escuelas y escuchando profesores nos hemos dado cuenta de que la personalización de la educación es un factor fundamental para aumentar la motivación de los alumnos, mejorar su rendimiento, potenciar su autoestima y un sinfín de aspectos positivos.  Y para eso hacen falta muchos recursos. Con 25 alumnos en una clase y una sola profesora es imposible personalizar y adaptar el currículo a cada alumno. Con 12 sí que se puede lograr. Nos puede parecer utópico, pero se puede lograr aumentado los recursos y el número de profesores. No hay más que ver el éxito que tienen las escuelas rurales en España en lo que a resultados académicos se refiere.

¿Consideráis que el sistema educativo español no potencia las competencias que demandan en los nuevos profesionales? ¿Por qué?

No sería justo decir que se han producido muchos avances en este tema, pero todavía hay cuestiones como la incorporación de las nuevas tecnologías a la enseñanza, el desarrollo de la creatividad, la facultad de hablar en público o la potenciación del liderazgo, por poner unos ejemplos, que no se abordan de forma adecuada en muchos centros.

¿Qué aportan las nuevas corrientes educativas que no tienen las de siempre?

Que existe una atención muy personalizada, se adaptan de una forma más sencilla y eficaz a lo que requiere cada niño. El alumno es el centro y si hay que cambiar elementos del sistema para adaptarse a su situación se hace y ya está, es menos rígido que el tradicional. Además, la educación emocional tiene más importancia y el desarrollo de la autoestima del alumno es fundamental. No tienen tanta fijación por los resultados académicos, importa más el proceso de maduración del niño desde una perspectiva más global.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Por qué pedagogía alternativa os decantáis? ¿Por qué? 

A nosotras nos gusta mucho Montessori, porque la experiencia que hemos tenido es maravillosa. La motivación de nuestros hijos ha crecido de forma exponencial, van mucho más felices al colegio y eso es fundamental para una madre. Creemos que es una pedagogía muy respetuosa con el desarrollo del niño, que se adapta mucho a su crecimiento.

Al margen del sistema educativo por el que apuesten las familias, ¿qué es lo primero que hay que enseñar a los niños para que aprendan a pensar?

Puede sonar un poco reiterativo, pero los tres pasos fundamentales son potenciar la creatividad, la autoestima y la autonomía. Son los pilares fundamentales. La creatividad se desarrolla haciendo con el niño actividades de tipo artístico como escribir, pintar, cantar, bailar... La autoestima se desarrolla planteándole retos asequibles que le animen a aportar sus propias ideas. Se le debe alabar por hacerlo, al igual que se debe destacar sus logros y permitirle errar sin que suponga un trauma Y la autonomía favoreciendo que tome decisiones en su día a día y que afronte las tareas que le corresponden a su edad sin que se las haga un adulto,. Si trabajamos en estos tres aspectos, sin duda le vamos a ayudar a pensar.

Habláis en vuestro libro de un total de 10 claves para enseñarles a pensar diferente, ¿cuál es la más importante? 

El fomento de la autoestima. Si tienen una buena autoestima, se sentirán seguros en la escuela, con sus compañeros, aprenderán mejor y podrán llevar a la práctica sus ideas. En cuanto a cómo llevarla a la práctica por edades, mediante los puntos que hemos descrito anteriormente que son globales y estableciendo los límites propios de cada etapa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo puedo enseñar a mi hijo a que se quiera a sí mismo tal y cómo es? 

De muchas maneras. Mediante el fomento del autoconocimiento: sus habilidades y debilidades, sus aptitudes, sus emociones, su forma de reaccionar ante los acontecimientos. Ayudándole a la hora de expresar y comprender sus emociones, incitándoles a hablar de las mismas de una forma sencilla y positiva, por ejemplo, a través del juego.

Favoreciendo la flexibilidad a la hora de relacionarse en un entorno con más personas y la empatía para saber reconocer las emociones en los demás. Fomentando su participación en la toma de decisiones, de una forma proporcional y con sentido común, estableciendo asimismo los límites necesarios. Generando un clima de seguridad en el hogar y en la escuela y mediante la utilización de un lenguaje positivo a la hora de dirigirse a ellos y de educarlos, de tal forma que se generen emociones positivas que influyan en la mejora de la adquisición de conocimientos.

¿Qué consejos daríais para que los niños se adapten al entorno en el que están?

Ayudarles a comprender el entorno en el que se mueven, describiéndolo de una forma sencilla para que lo entiendan y explicándoles de forma precisa lo que se requiere de ellos en cada momento. Enseñándoles a entender las emociones que pueden sentir los demás y a sentir empatía hacia ellas. Ofreciéndoles seguridad y rutinas y utilizando siempre un lenguaje positivo.   

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo influyen las tecnologías a la hora de ayudarles a pensar?

En los primeros años de vida, cuanto menos las utilicen mejor. Solamente deben ser un complemento para algún tipo de actividad que pueda requerir su uso específico. Pero cuanto más trabajen con sus manos y materiales manipulativos, mejor. A partir de los 12 años es cada vez más inevitable y pueden reportar muchos beneficios sobre todo en lo que se refiere a acceso a la información.

¿Qué objetivos os gustaría alcanzar con vuestro libro?

Que los padres que lo compren tengan un panorama muy completo de todas las propuestas de educación alternativa que existe en España y en el extranjero. Que encuentren explicado de forma sencilla las habilidades y competencias que tienen que desarrollar para preparar los niños para la sociedad del futuro y que tengan una guía de actividades para pasar tiempo con ellos, divertirse y ayudarles a desarrollar de forma amena esas habilidades.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad