5 razones por las que tu hijo debe viajar a contramarcha

Expertos en salud infantil y en seguridad vial aconsejan, encarecidamente, que los niños viajen a contramarcha el mayor tiempo posible. Te contamos por qué.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hasta los 4 años o más, a contramarcha

Aunque el Reglamento General de Circulación no especifica una edad mínima en la que los niños puedan viajar a favor de la marcha, expertos en salud y en seguridad víal recomiendan que los más pequeños viajen a contramarcha el mayor tiempo posible. Los especialistas consideran imprescindible que se mantenga esta posición desde el nacimiento hasta los 15 meses (es muy peligroso que viajen de cara a la marcha en este tramo de edad) y recomiendan encarecidamente que se adopte esta posición hasta los 4 años o incluso más. Y te contamos las razones.

1. La primera, las cifras tan positivas.
En Suecia, el primer país en introducir las sillas a contramarcha (desde los años 60) las estadísticas de accidentes de coche avalan los beneficios de viajar en esta orientación. Las investigaciones demuestran que el riesgo de que el niño fallezca o sufra lesiones graves es cinco veces mayor en una silla de cara a la marcha que en una de espaldas a la marcha.

2. Su cabeza, una cuestión de peso

En un recién nacido la cabeza representa un 25% del peso total del cuerpo, mientras que en un adulto es solo del 6%. A medida que el niño crece, las proporciones de la cabeza van disminuyendo, pero aún así, no es hasta los 6 años cuando el peso de la cabeza se equilibra respecto al cuerpo.
Por otro lado, los huesos del cráneo infantil son más delgados que los de un adulto y ofrecen menor protección para el cerebro. Por ello en caso de lesión en la cabeza, esta suele implicar un daño cerebral.
Con una silla a contramarcha, la cabeza del niño está más protegida, ya que el efecto del llamado latigazo cervical es mucho menor.

3. El cuello, el punto más débil

¿Cuántas veces has oído decir que los bebés tienen los huesos de goma? Evidentemente, es una exageración, pero sí es cierto que, hasta los 3-4 años, su esqueleto es muy blando. En el caso de los más pequeños, las vértebras del cuello están formadas por porciones separadas de hueso que permanencen unidas por cartílago. Este cartílago se va osificando durante los primeros 3 años de vida, pero no se convertirá en hueso hasta la pubertad.
El caso del desarrollo de los músculos y ligamentos, es prácticamente idéntico. Esto quiere decir que un movimiento brusco que afecte al cuello en estas edades de crecimiento, puede resultar fatal.
Cuando se emplea una sillita en la posición de espalda a la marcha, el cuello, la parte más débil del bebé, está más protegido.

4. Reparto de fuerzas

En caso de colisión frontal, el objetivo de una silla a contramarcha es repartir las fuerzas recibidas por la mayor superficie posible. En esta posición, la parte posterior de la carcasa absorbe el grueso de las fuerzas ejercidas y después (ya disminuidas) se distribuyen uniformemente por la cabeza, el cuello y la parte superior del cuerpo. Cuanto más se extiende la fuerza del impacto, menos energía se concentra en una zona determinada y menos posibilidades existen de daño grave.
En el caso de las sillas de cara a la marcha, las fuerzas del impacto se concentran en el arnés que sujeta al ocupante (mucha energía aplicada en una superficie pequeña) y acaba llegando más energía al cuerpo, a la cabeza y al cuello del niño.

5. El cabezal, un plus de seguridad

En el caso de las sillitas que se ubican a contramarcha, el cabezal, además de resultar un elemento que aporta comodidad y protege la cabeza del movimiento de zigzag, que se produciría en caso de impacto lateral, también resulta un elemento añadido de seguridad en colisión frontal, ya que absorbe la fuerza de la colisión, reduciendo notablemente las consecuencias del golpe.

Exclusivamente a contramarcha

¿Estás pensando en adquirir una silla para tu bebé o ha llegado el momento de cambiar la que está utilizando tu hijo? Te recordamos que con las sillitas homologadas con la nueva normativa ECE R129 (la conocerás como norma i-Size) los niños deben viajar obligatoriamente a contramarcha hasta, como mínimo los 15 meses.
La nueva silla Swingfix i-Size, de Britax Römer (homologada bajo la normativa ECE R129) permite viajar exclusivamente de espaldas a la marcha desde el nacimiento hasta los 105 cm de estatura, aproximadamente hasta los 4 años, y cuenta con el exigente Plus Test sueco.
Puede rotar 90º a ambos lados, para colocar al niño en la silla y abrocharlo con facilidad, desde la puerta abierta del coche, sin realizar posturas incómodas. Se reclina en seis posiciones para que tu hijo vaya muy cómodo en ella. Y para proporcionarle más espacio a las piernas y adaptarse mejor al respaldo del asiento del coche, la barra antivuelco es ajustable.

Giro de 360º

Pero para aquellos padres que piensen que su hijo puede manifestar rechazo a ir a contramarcha en las etapas más avanzadas, Britax Römer también ha lanzado la Dualfix i-Size.
Esta silla de coche permite que tu hijo viaje a contramarcha, la postura más segura en todos los desplazamientos, desde que llegue a este mundo y salga del hospital (40 cm), hasta los 105 cm de estatura o 18 kg (lo que antes sudeda).
Gracias al giro de 360º, opcionalmente la Dualfix i-Size también puede orientarse, con facilidad y sin mover ningún anclaje, de cara a la marcha, pero no será antes de los 15 meses de edad y 76 cm de estatura. Además, tiene un giro de 90º hacia cada lado, para que resulte muy cómodo sentar al niño y ajustar el arnés desde la puerta del coche.
Reclina en seis posiciones, tanto de espaldas como de cara a la marcha y, como en el modelo anterior, para dejar mayor espacio a las piernas y adaptarse mejor al respaldo del asiento, la barra antivuelco es ajustable.

Seguridad avanzada

Conscientes de que para ti, la seguridad de tu hijo es algo prioritario, las sillas de seguridad infantil de Britax Römer han superado unos requisitos internos más rigurosos que los exigidos por la actual normativa ECE R129. Además, la Swingfix i-Size acaba de superar con éxito el prestigioso Plus Test sueco y se convierte en la única silla de coche con rotación, en lograr este reconocimiento. Esta prueba, de carácter voluntario, que solo consiguen pasar algunas sillitas a contramarcha, mide la capacidad de una silla para proteger la cabeza y el cuello de un niño, en caso de colisión frontal.
Ambos modelos están dotados con innovadoras tecnologías de seguridad frente a impactos frontales y laterales que te gustará conocer. Entre ellas:

- SICT Inside implementado en la carcasa, un sistema que absorbe la energía generada en caso de colisión lateral y la mantiene alejada del niño.
- Isofix con Pivot Link, patentado por Britax Römer, que dirige la fuerza del impacto primero hacia abajo, empujando la silla contra el asiento y absorbiendo la energía, y después hacia adelante, con mayor suavidad. Así se reduce el riesgo de lesiones en cabeza y cuello.
- Reposacabezas en forma de V, que controla el movimiento de la cabeza del niño en caso de colisión lateral y se ajusta simultáneamente con el arnés de 5 puntos, según crece el pequeño.

Si quieres saber más sobre las ventajas de que tu hijo viaje a contramarcha lee este blog.
Y como sabemos que una imagen vale más que mil palabras, no te pierdas este vídeo, en el que sobran las palabras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad