Los pediatras piden una ley que proteja a los niños transexuales

El pediatra es el primer profesional al que acuden los padres cuando sospechan que su hijo puede ser transexual en busca de ayuda e información.

image
D.R.

Los profesionales sanitarios quieren evitar que la transexualidad se conciba como una enfermedad así como desterrar por completo el diagnóstico de “disforia de sexo” que se suele utilizar para definir estos casos. Sin embargo, en niños, defienden que se cuente con la ayuda de un pediatra, tal y como ha afirmado el dr. José Emilio Callejas, pediatra de Atención Primaria del Centro de Salud La Zubia en el acto “Transexualidad en la infancia y adolescencia”: “La realidad es que la transexualidad en la infancia puede requerir del acompañamiento del pediatra, pero no porque se trate de una patología, sino para maximizar la salud y el bienestar del menor dentro de su identidad de género”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En el acto, organizado por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) en la Embajada de Italia, se ha puesto de manifiesto que el pediatra es el primer profesional al que acuden los padres en busca de ayuda e información. En este sentido, el papel de este profesional, según Callejas, consiste en “explicarles que la transexualidad forma parte de la diversidad humana” y en contribuir a que se haga efectivo el derecho de vivir de acuerdo con nuestra identidad de género. El Dr. Callejas, a partir de las consultas relacionadas con la transexualidad en niños y niñas establece que el perfil de estos menores es el de “niños pequeños, incluso de tres, cuatro o cinco años, que acuden acompañados de sus padres” y cuyas familias “ven en ellos una tendencia, en sus juegos y relaciones, que no va en línea con su sexo asignado al nacer y, a menudo, acuden preocupados por los problemas de convivencia que esto les pueda ocasionar”.

Ante estas situaciones, el pediatra debe “mantener una actitud abierta y de acompañamiento” e informar “sobre las diversas posibilidades de atención hasta la edad adulta”, según el Dr. Callejas, así como dar pautas para “evitar el rechazo, la ansiedad y el aislamiento” que pueden sufrir estos niños, ya que, aunque la transexualidad no es una enfermedad, que la familia no acepte al niño tal y como se siente puede provocar problemas que afecten a su salud y bienestar: “sentimientos de infelicidad, miedo, irritabilidad, falta de concentración en el colegio… Por eso es importante hacer entrevistas en la consulta de primaria, preguntar por cuestiones como el fracaso escolar, posibles autolesiones e, incluso, riesgo de suicidio”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los especialistas de la AEPap creen que es necesario que la atención a estos menores siga mejorando y por ello reclaman “un proyecto de ley estatal para la protección de los derechos de personas transexuales”, especialmente de aquellos que aún no tienen la mayoría de edad. Según el Dr. Callejas “los adultos tienen una mayor autonomía de decisión, entre comillas. Pero un niño está más limitado, y la ley debería protegerles, porque ahora mismo, en muchas Comunidades Autónomas su tránsito depende de la opinión de sus padres y de si estos aceptan o no la situación”.

ADEMÁS... "Tengo dos mamás", el vídeo que normaliza la homosexualidad en la maternidad

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad