Los temores de los padres tras la vuelta al cole de sus hijos

Sabemos cuáles son las principales preocupaciones de los padres una vez que sus hijos empiezan el cole y las claves para solventarlas.

Los niños han empezado ya el cole y, lejos de estar más tranquilos tras su vuelta a la rutina, los padres estamos preocupados por saber si nuestros hijos han logrado adaptarse al nuevo curso, tal y como demuestra un estudio de Coaching Club.

Detectar las señales de alarma de los niños, que se adapten correctamente entre sus compañeros, que no sufran bullying o que tengan una adecuada atención en las clases son las principales inquietudes de los padres en esta etapa, según la directora y psicoterapeuta de Coaching Club, Verónica Rodríguez Orellana, seguidas de “cómo poder ayudar a sus hijos a gestionar las situaciones nuevas, la partida de los compañeros de clase a otros colegios, el cambio de clase y nuevos compañeros, la llegada de alumnos nuevos y afrontar el encuentro con nuevos maestros y actividades diferentes”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En ocasiones, estos temores se los transmitimos indirectamente y sin darnos cuenta a nuestros pequeños. De hecho, según los datos de las consultas de Coaching Club, 2 de cada 5 consultas relacionadas con estos temas tienen su origen en que los padres han transmitido esas preocupaciones a sus hijos.

“Si un niño ve a su padre o a su madre con cara de preocupación cuando los deja por la mañana en el colegio, o les nota la angustia cuando otra persona responsable los recoge, o percibe ese estrés en el adulto, por su escasa edad el niño no es capaz de entender el motivo y acaba decodificando mal la situación. Esto implica que el pequeño se haga una imagen mental que asociará la tensión, la angustia y el estrés a las situaciones nuevas, lo cual, con el tiempo, si no se modifica, puede que termine costándole gestionar en su vida adulta, situaciones que implican nuevos procesos de adaptación o simplemente le cueste mucho más los cambios”, añade la experta.

Por otro lado, la incompatibilidad de los horarios escolares y laborales también suponen una gran preocupación para los padres. Este problema hace que muchos padres tengan que tomar una serie de medidas por las que luego se sienten culpables, como apuntar a los niños a varias extraescolares para que su hora de salida coincida con el fin de la jornada laboral, contar con terceras personas, ya sean familiares o profesionales, para el cuidado de los niños, etcétera.

Ante tantas preocupaciones, la directora de Coaching Club aconseja darle naturalidad a estos cambios que se avecinan, dejar atrás los sentimientos de culpabilidad y optar por las soluciones que menos estrés generen tanto en padres como en hijos y que se adecuen a nuestras necesidades, además, ofrece otros consejos prácticos:

Publicidad - Sigue leyendo debajo
  • Ayudar a los pequeños a afrontar los cambios con una visión positiva, por ejemplo, a través de cuentos o simplemente contándoles nuestras experiencias de cuando éramos pequeños.
  • No abusar de las extraescolares y garantizar que nuestros hijos también tengan tiempo para descansar después de las clases.
  • Establecer rutinas sólidas en cuanto al sueño, la alimentación y la higiene para ayudar al pequeño a organizarse.
  • Fomentar la comunicación con nuestro hijo dándole la confianza necesaria para que nos exprese sus sentimientos y emociones.

    Teniendo en cuenta estas pautas, todo irá sobre ruedas y será más fácil adaptarse a los posibles cambios que se avecinen. Para que nuestros hijos estén tranquilos y seguros de sí mismos y de que todo va a ir bien, nosotros, como padres, hemos de transmitírselo.

    Y ADEMÁS...Cómo preparar a los niños para la vuelta al cole

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Actualidad