Un niño con autismo recorre 1.000 km en bici por una buena causa

Padre e hijo han logrado obtener 13.000 euros. Los fondos se destinarán a la investigación de su enfermedad.

James, un niño de 10 años que padece autismo, no ha dudado en dar una lección de superación por una buena causa. Y es que, junto a su padre, ha logrado recorrer 1.000 kilómetros en bicicleta, desplazándose desde Canadá hasta Coney Island, en Nueva York, en una carrera con un noble objetivo: recaudar fondos para investigar la enfermedad que padece el pequeño.

“Ha sido un gran recorrido, muchas horas en la carretera pero ha sido muy divertido”, declaraba su padre en una entrevista a Telecinco. Y después de dos semanas pedaleando, padre e hijo han conseguido 13.000 euros para la investigación del autismo, que ayudarán a muchos niños como James. El pequeño no ha dudado en celebrarlo con su familia, especialmente con su hermano a través de un gran abrazo.

*Imágenes de Informativos Telecinco

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad