Pendientes en los bebés, ¿sí o no?

Kylie Jenner abre el debate en redes sociales tras publicar un vídeo de su hija de 5 meses con pendientes.

Kylie Jenner, la hermana pequeña del clan Kardashian, subió un vídeo junto a su hija Stormi a Instagram que ha dado mucho que hablar. Y es que sus seguidores no tardaron en darse cuenta de que la bebé, de tan solo 5 meses, ya tenía agujeros en las orejas. Tras la publicación del vídeo, se alzaron múltiples comentarios a favor y en contra de realizar esta práctica en los bebés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
View this post on Instagram

THIS IS SO CUTE 7/11/18

A post shared by Kylie Jenner News (@kyliesnapchat) on

A pesar de que en Estados Unidos poner pendientes a las niñas cuando son bebés no es una práctica muy común, tal y como lo ha sido en España, Kylie decidió ponérselos, sin imaginar el debate que se engendraría en las redes. Muchos de sus seguidores comentaron que les parecía innecesario hacer que una niña tan pequeña tuviera que pasar por este dolor, aunque lo cierto es que esta práctica es mucho menos dolorosa en bebés que en la adolescencia o en edades más adultas, puesto que sus cartílagos son mucho más blandos.

A partir de esta noticia, las preguntas sobre poner o no pendientes han resurgido: ¿son los pendientes una marca de sexo en la infancia? ¿A qué edad las niñas son suficientemente maduras para decidir ponerse pendientes? ¿Está bien que los padres decidan por ella?

El interrogante de si un padre debe o no decidir sobre este aspecto es algo controvertido ya que los padres toman decisiones por sus hijos constantemente como a qué colegio ir, qué comer o incluso inculcarles unos valores o creencias que en el futuro los niños no tienen por qué aceptar.

En el caso en que se decida no poner pendientes a una niña ¿a qué edad puede decidir ella si quiere ponérselos? En realidad, no hay una edad determinada, lo único que importa es su madurez. Debemos plantearnos el porqué de su decisión, si se debe a que realmente lo quiere o simplemente lo hace por una cuestión de aceptación social. Por otro lado, no hace falta ni mencionar la influencia que tienen las modas sobre las niñas en la adolescencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si los pendientes son o no una cuestión de género, puede que en la infancia lo sean, pero en la sociedad en que vivimos ya no ya que son muchos los hombres con pendientes. Los piercings se han convertido en una moda que está en auge, al igual que los tatuajes. Desde el punto de vista médico, como ya hemos comentado, el dolor que siente un bebé cuando le agujerean las orejas es muy limitado, menor que en un adulto. A pesar de ello, lo que sí se debe tener en cuenta es que los pendientes sean hipoalergénicos y escoger un momento en el que el bebé esté tranquilo para ponérselos. En las farmacias también exigen que la niña esté vacunada del tétanos, aunque lo cierto es que el bebé está protegido a través de la vacuna de la madre.

En España, esta práctica es tan común, que a veces son incluso los familiares o amigos de los padres los que los ofrecen como regalo tras el nacimiento, sin deparar en cuál es la opinión de los papás al respecto. La problemática que sí podría esconderse detrás de los pendientes tiene relación con cuestiones de sexo. Si nuestra hija no se siente a gusto con el género con el que ha nacido puede que los pendientes sean un obstáculo para ella, una expectativa de sus padres que no se corresponde con su propia naturaleza y que puede generarle frustración.

La diversidad de opiniones es un hecho, algunos piensan que esta práctica debería desaparecer, otros ni siquiera se lo habían planteado y otros están completamente a favor de que sus pequeñas lleven pendientes. ¿Cuál es vuestra opinión?

ADEMÁS... Adriana Abenia contesta a los que la critican por no poner pendientes a su hija

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad