Sí, todavía hay mujeres con miedo a decir a sus jefes que están embarazadas

6 de cada 10 mujeres renuncian a su carrera profesional por ser madres, una cifra que deja entrever que a pesar de que hayamos ganado terreno en cuestiones de corresponsabilidad y conciliación, todavía nos queda mucho camino por recorrer.

La jornada ‘El desarrollo de la mujer en la empresa: el reto de la igualdad’, organizada este martes por Mutua Madrileña, en colaboración con Soziable.es, contó con la participación de Laura Baena, fundadora del Club Malasmadres, Paloma Beamonte, presidenta y directora general de Xerox España y Portugal; Silvia Leal, consejera de la Comisión Europea y directora académica de Programas de Innovación y Tecnología del IE Business School, y Rafael González-Palenzuela, director de Recursos Humanos de Mutua Madrileña.

En la jornada se abordaron temas como el desarrollo profesional de las mujeres, los obstáculos a los que se enfrentan en sus carreras laborales, la conciliación, la brecha salarial o el papel de la mujer en cargos directivos. Cuestiones que persisten a la orden del día y por las que cada vez hay más mujeres dispuestas a luchar.

Baena afirmó que “sigue habiendo mujeres con miedo a entrar en el despacho de sus jefes y decir que están embarazadas” y que “la maternidad es el verdadero techo de cristal de las mujeres, que les hace renunciar a su carrera profesional”. Y a modo de denuncia social señaló que “la corresponsabilidad es clave, pero no puede venir si realmente no se impulsa con medidas gubernamentales”.

Por otro lado, en referencia al papel de la mujer en puestos directivos, Rafael González-Palenzuela dio a conocer un programa que ha desarrollado Mutua llamado “Liderazgo Femenino”. “El proyecto persigue no solo conservar y aprovechar el máximo potencial y talento de las mujeres que desarrollan su actividad profesional en Mutua, sino seguir creando las condiciones y eliminar barreras para que puedan reforzar su apuesta profesional”. Según González-Palenzuela, el objetivo de este proyecto es impulsar la carrera profesional de las mujeres hacia puestos directivos.

Además, se mostró a favor de utilizar cuotas para garantizar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en el caso en que fuera necesario, “se requieren equipos diversos y las cuotas sirven para compensar que esos equipos lo sean”. “No podemos prescindir de las cuotas, nos ayudan a conseguir los objetivos de desarrollo de la Agenda 2030”.

Para Paloma Beamonte, las cuotas también “son necesarias cuando hay que hacer cambios”, aunque manteniendo la meritocracia en ciertos procesos de selección. Y según Laura Baena, “es necesario forzar las cuotas para que dentro de unos años no hagan falta”. “En la actualidad hay tanto talento femenino que, sin duda, esas cuotas serán talentosas”.

Por su parte, Silvia Leal aseguró que “las cuotas son necesarias y, en ocasiones, imprescindibles, aunque ojalá no fueran necesarias”.

Los participantes de la jornada también alegaron la necesidad de un cambio cultural para lograr que, por fin, la conciliación sea real. En este sentido, se demandaron leyes que impulsen el cambio o una reestructuración dentro de las familias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad