Cómo identificar las picaduras de medusa Carabela Portuguesa

Descubre cómo pican las medusas y cómo puedes evitar la aparición de los dolorosos síntomas que producen sus picaduras.

Este verano ha irrumpido en las playas españolas un tipo de medusa más peligrosa de las que suelen habitar en las aguas de nuestras costas. Son las conocidas como Carabelas Portuguesas, una especie de medusa cuya picadura es de las más venenosas y dolorosas, en las playas de Alicante, Murcia y Málaga. Además, los investigadores consideran que debido a la sobrepesca y a las condiciones ambientales, cada vez podremos vislumbrar más ejemplares de esta especie en las principales zonas turísticas del Mediterráneo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo pica una medusa?

Las picaduras de medusa se producen en milésimas de segundo, por lo que es prácticamente imposible reaccionar a tiempo para evitarla cuando ya nos han rozado sus tentáculos. Cada uno de estos, posee millones de células urticantes que contienen túbulos con forma de dardos que se activan al entrar en contacto con nuestra piel e inyectan el veneno que contienen provocando dolor, sarpullidos y enrojecimiento.

Los corales o las anémonas también tienen estas células que les sirven para protegerse de los depredadores.

Vídeo explicativo de cómo pica una medusa.

¿Cómo es la picadura de la Carabela Portuguesa?

La picadura de esta especie es venenosa y muy dolorosa y puede provocar fiebre, dolor de cabeza, inflamación local, náuseas, vómitos y nerviosismo. Para evitar estos síntomas, la marca SAFE SEA distribuye en el mercado farmacéutico una gama de cremas solares que sirven para inhibir la picadura de cualquier tipo de medusa.

Estas cremas poseen ingredientes que evitan las picaduras a través de 4 mecanismos:

  • Su textura hidrofóbica dificulta que los tentáculos de la medusa puedan adherirse a la piel.
  • Libera unos polisacáridos que confunden a la medusa y hacen que crea que está tocando a otra medusa, evitando que las células urticantes se activen.
  • Bloquea los receptores de las células urticantes, haciendo que la medusa no interprete que está tocando a una presa o depredador.
  • Reduce la presión osmótica en la célula urticante, necesaria para activar el disparo/picadura sobre la piel.

    Y ADEMÁS...Pequeños problemas de salud a los que te enfrentas en verano

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Actualidad