Cómo prevenir y aliviar la cistitis

El 30% de las mujeres padece cistitis al menos una vez en su vida y el 20% la vuelve a sufrir dos meses después de haberla tenido.

La cistitis es una infección urinaria muy común en mujeres de la que es importante tomar precauciones para evitarla, ya que una vez que se tiene, lo más probable es que vuelva a aparecer, aunque esto no sucede en todos los casos. Las principales razones de su aparición son varias, como por ejemplo, haber mantenido relaciones sexuales, coger frío en la vagina, alteraciones en la flora vaginal debidas al uso de anticonceptivos, una mala higiene íntima, resistencia a los antibióticos o una mala curación de la cistitis anterior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En este último caso se recomienda que, una vez hayamos pasado la infección con los antibióticos que nos haya recomendado nuestro médico a partir de los resultados de la prueba de orina, volvamos una semana después de nuestra curación al médico a solicitar un nuevo examen de orina para garantizar que estamos completamente sanas.

Este tipo de infección, además, es muy incómoda y puede afectar en la rutina diaria de la mujer.

Síntomas de la cistitis

  • Constantes ganas de orinar
  • Quemazón o escozor/dolor al orinar
  • Enrojecimiento y picor vaginal
  • Orina espesa y de color turbio
  • Sangre en la orina
  • Fiebre y escalofríos

    Por lo que es fundamental tomar una serie de precauciones y hacer todo lo que esté en nuestra mano para evitar la cistitis.

    Claves para prevenir la cistitis

    • Bebe mucha agua: al menos, 1 litro y medio diario, de esta manera, aumentarás tus ganas de ir al baño y eliminarás los gérmenes o bacterias a través de la orina.
    • Ve regularmente al baño: es recomendable que orines al menos cada dos o tres horas, aunque no tengas ganas, para evitar que las bacterias proliferen en la vejiga y vías urinarias. Y muy importante: orina antes y después de mantener relaciones sexuales.
    • Evita prendas ajustadas y usa ropa íntima de algodón: así favorecerás la transpiración y evitarás que la zona esté húmeda y acumule bacterias.
    • Utiliza un gel de higiene íntima que cuide, respete, equilibre y proteja tu flora vaginal.
    • No realizar duchas vaginales: pueden alterar el pH de la vagina, favorecer la proliferación de bacterias y hacer que la zona íntima esté menos protegida.
    • Fuera de casa, toallitas íntimas: para sentirnos limpias e higiénicas.
    • Si las infecciones aparecen durante la menstruación, evita el uso de tampones y cambiate con frecuencia de compresa.
    • Cuida tu alimentación: son recomendables los alimentos ricos en fibra como frutas, verduras y productos integrales, ya que ayudan a regular el tránsito intestinal y evitan el estreñimiento, circunstancia que dificulta la expulsión de bacterias. El arándano rojo es recomendable para evitar las infecciones por su contenido en proantocianidina tipo A que, por un lado, elimina el E. Coli (bacteria más usual que provoca la cistitis) y por el otro, impide que las bacterias se peguen a las vías urinarias.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo

      Estos consejos son muy útiles pero no siempre evitarán la aparición de infecciones. Es importante que acudas al médico para que identifique el origen de tu problema y así te pueda diagnosticar el tratamiento que necesites.

      ADEMÁS...Los probióticos, unos buenos aliados para cuidar tu flora vaginal

      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Actualidad