El botiquín perfecto cuando vas de viaje con niños

Las vacaciones cada vez están más cerca y tenemos que empezar a preparar el equipaje y ser previsores ante las posibles contingencias que puedan ocurrir.

Incorporar un botiquín en nuestro equipaje puede ser la clave para que nada, ni siquiera una ligera enfermedad, nos arruine las vacaciones en familia.

Según, Sonia Cibrián, doctora de Medicina General y Familiar de mediQuo – una app de chat médico 24 horas, los 7 días de la semana-, “cuando se decide realizar un viaje familiar es fundamental llevar siempre en la maleta un pequeño botiquín con algunos básicos sanitarios para poder afrontar cualquier contratiempo y tratar las dolencias más comunes”. La Doctora Cibrián recomienda que, antes de preparar este botiquín, se tengan en cuenta varias cuestiones. La primera de ellas, que el material del botiquín sea resistente y ligero y que cuente con algún tipo de aislante térmico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cuestiones a tener en cuenta con el botiquín de viaje

Según la Dra. Cebrián, a la hora de elaborar nuestro botiquín de viaje hemos de tener en cuenta los siguientes factores:

  • Con quién vamos: las necesidades cambian en función de con quien hagamos la escapada. No necesitaremos lo mismo en un viaje en el que solo vayamos personas adultas que uno en el que vayan niños, bebés o mascotas.
  • ¿Dónde vamos? Las necesidades también cambiarán dependiendo de si el destino es costero, de montaña o, por ejemplo, un safari lejos de la civilización.
  • ¿Cuánto tiempo? Cuanto más tiempo estemos de viaje, más cantidad de cada medicamento tendremos que llevar.

    Los 5 imprescindibles de un botiquín de viaje

    A pesar de estas cuestiones que tendrás que valorar, existen 5 imprescindibles que no deben faltar:

    • Antitérmico/analgésico: se utilizan en caso de que aparezca fiebre o dolor (de cabeza, muscular, malestar…). Si además tenéis previsto hacer deporte, senderismo o alguna actividad física que requiera de un esfuerzo extra, es recomendable llevar una pomada analgésica.
    • Protector solar: a ser posible factor 50, que se debe aplicar media hora antes de la exposición al sol y reiterar la aplicación cada dos horas (o tras cada baño). También es recomendable usar gorras, sombreros, gafas de sol…
    • Corticoides tópicos: tus aliados frente a las picaduras de mosquitos o incluso de animales como las medusas.
    • Material de curas: un termómetro, unas tijeras, desinfectante yodado, agua oxigenada, esparadrapo y gasas estériles.
    • Repelente de mosquitos: más vale prevenir que curar. Los repelentes tópicos son muy útiles para prevenir que las moscas, los mosquitos, las pulgas y garrapatas se olviden de nosotros, pues recubren nuestra piel con una capa que la hace desagradable para ellos, sin embargo, hay que tener en cuenta que no funcionan con insectos con aguijón, como las avispas o las abejas.

      Ahora que ya sabéis cómo completar vuestro botiquín de viaje, que nada os arruine las vacaciones. ¡A disfrutar!

      ADEMÁS... El botiquín perfecto en una casa con niños

      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Actualidad