Mueren más niños por ahogamiento que por accidente de coche

Las causas: falta de concienciación social y de supervisión por parte de los adultos, que responsabilizan injustamente a los socorristas.

Desde el 1 de enero hasta julio de 2018 han fallecido 127 personas en espacios acuáticos españoles, de las cuales 6 eran menores de 14 años.

Este terrible acontecimiento se suma a las cifras del informe nacional de ahogamientos que se publica anualmente por La Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo publica cada año un informe sobre los datos de ahogamientos en nuestro país y en él queda patente que el ahogamiento es un problema muy importante pues supone la causa de aproximadamente medio centenar de fallecidos al año, de los cuales, un 6,2% son niños menores de 14 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según la presidenta de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, Isabel García Sanz, “los datos son absolutamente escalofriantes y son muertes totalmente evitables que no deberían llegar a producirse nunca”.

Tal es la envergadura de estos hechos que en España mueren más niños menores de 14 años por ahogamiento que por accidentes de tráfico. “Pese a todo, en España no existe sensibilización alguna hacia este tema, ni existen políticas de concienciación y educación sobre los peligros del agua”. “Igual que existe una campaña de protección de los menores contra el consumo del alcohol y las drogas, o de la Dirección General de Tráfico (DGT) sobre los peligros de la conducción”, debería haber una “dirigida a la prevención en el medio acuático”, señala Isabel García.

Una de las principales causas de que sucedan estos accidentes, además de la falta de concienciación social sobre los peligros del agua, es la falta de supervisión por parte de los adultos, quienes muchas veces se despistan, ya sea por una llamada telefónica o por ir a coger algún objeto, dejando totalmente en peligro a los niños. Además, muchos se conforman e incluso responsabilizan a los socorristas de que sucedan este tipo de tragedias, pero no, la responsabilidad de un niño que está en la piscina es absolutamente del adulto que está a su cargo.

Carlos Porro, de la Federación Madrileña y Española de Salvamento y Socorrismo, destaca la importancia de no considerar al socorrista el baby-sitter de los niños en la piscina o en la playa. “Siguen existiendo parientes que llevan al niño a la piscina de menores y le dejan ahí para irse al césped o al bar. O que a la hora mágica de la siesta se retiran y dejan al pequeño ir solo a la piscina porque hay socorrista” comenta Carlos Porro e incluso narra un caso personal bastante llamativo: “He llegado a vivir cómo una presidenta de comunidad de vecinos me dejaba a sus hijos menores de 10 años porque se iba a hacer la compra. Pero cuidar de niños solos y abandonados no es en absoluto nuestra función; sí lo es vigilar y velar por la seguridad y el salvamento de todos bañistas”.

ADEMÁS...

--> La guía de primeros auxilios imprescindible para el verano

--> Al agua sin riesgos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad