Una dieta equilibrada alivia los malestares de la menstruación, el embarazo y la menopausia

Así influye la alimentación (para bien o para mal) en las diferentes etapas fisiológicas por las que pasa la mujer.

La alimentación es clave para nuestra salud, tanto, que cada vez desempeña un papel más importante a la hora de prevenir enfermedades o aliviar sus síntomas. En este sentido, el llevar de una dieta equilibrada ayuda a paliar muchos de los síntomas que viven las mujeres en sus diferentes etapas fisiológicas, como la menstruación, el embarazo o la menopausia.

Según Gaspar Ros Berruezo, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Murcia, “la actuación de los estrógenos y la progesterona marcará los cambios hormonales que experimente la mujer. De ellos dependerán tanto el ciclo menstrual y el embarazo, como la menopausia”.

Estos cambios pueden generar alteraciones que se manifiestan a través de síntomas que son diferentes para cada etapa fisiológica y que se pueden paliar con una determinada dieta.

La menstruación

Durante la menstruación, entre el 25% y 60% de las mujeres pueden sufrir fuertes dolores o dismenorrea y, un 10% anemia por falta de hierro. Para paliar estos síntomas, Gaspar Ros destaca la importancia de una buena alimentación.

Las legumbres, frutos secos o los aguacates son fuente de vitamina B6, la encargada de fabricar serotonina, la llamada hormona de la felicidad, que puede ayudar a la mujer a paliar los dolores menstruales”. Las carnes rojas, huevos y pescados aportan hierro, “lo que permitirá mantener los niveles adecuados de este mineral (60 a 170 mcg/dL) y evitar una posible anemia si la menstruación es abundante”

El embarazo

Durante el embarazo, hasta un 40% de mujeres padecen hemorroides y el 80% sufren náuseas, aunque también pueden darse otros síntomas como el cansancio, la hinchazón, la aparición de varices… En esta etapa, es conocida la importancia de extremar los cuidados en la alimentación. Según Ros, “dependiendo de las analíticas, podremos variar el menú tanto para conseguir un buen estado de salud de la madre, como para ayudar al crecimiento del feto. Para obtener vitaminas A y C, potasio y fibra es recomendable ingerir verduras y frutas. Las carnes, pescados, huevos y frutos secos aportan proteínas, hierro, y vitaminas del grupo B. Los lácteos ofrecen un aporte extra de calcio y fósforo; mientras que el pan, los cereales y el arroz serán fuente de hidratos de carbono”.

La menopausia

Finalmente, durante la menopausia, se pueden producir sofocos, alteraciones de sueño o irritabilidad, entre otros síntomas. En este caso, “es recomendable aumentar el aporte de alimentos de origen vegetal debido a su contenido en fitoestrógenos, que ayudarán a controlar los síntomas”.

Por otro lado, también puede darse la pérdida de densidad ósea, para lo que necesitaremos una dieta rica en calcio o en suplementos, acompañada de ejercicio físico. “En cuanto a los factores para la prevención de la osteoporosis, las recomendaciones actuales son: mayor consumo de calcio, fósforo, magnesio y flúor; proporcionar vitamina D adecuada (incluso con alimentos enriquecidos si es necesario); consumo de alimentos ricos en ácidos omega-3; reducción de sal; una ingesta suficiente pero moderada de proteínas y, en ausencia de intolerancia, promover el consumo de leche y productos lácteos, especialmente yogur y productos lácteos fermentados”, señala Ros.

ADEMÁS... Nutrientes que no te pueden faltar en el embarazo

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad