Taylor, la niña americana con el pelo imposible de peinar

¿Qué le pasa al pelo de esta niña? Padece el síndrome del cabello impeinable, y, a pesar de que pueda parecer que ha metido los dedos en un enchufe, nosotras creemos que tiene mucho rollo.

Cuando la gente ve por primera vez a Taylor McGowan, una bebé de 18 meses que vive cerca de Chicago, suele sacarle cierto parecido a un famoso científico… ¿sabes a quién me refiero? Sí, a Albert Einstein. Otros se preguntan si la pequeña habrá metido los dedos en algún enchufe y es que tiene un pelo que parece que nunca ha visto un cepillo.

Sin embargo, ni es descendencia de Einstein ni ha tenido problemas con la electricidad, su pelo es así y el porqué responde a una razón científica. Taylor es una de las aproximadamente 100 personas en todo el mundo que padece el síndrome del cabello impeinable.

Según los Institutos Nacionales de Salud de EEUU, el pelo de las personas que sufren esta anomalía es muy seco, está rizado y tiende a crecer en todas las direcciones, lo que dificulta mucho su peinado. Este síndrome se debe a mutaciones de tres genes: PAD13, TGM3 o TCHH, que son los responsables de la formación de proteínas del tallo del pelo.

Cuando Taylor tenía entre 4 y 6 meses, su madre, Cara McGowan se dio cuenta de que su bebé era diferente a los demás, de que “tenía un aspecto único”, le afirmó Cara a Buzzfeed News, “Su pelo era un poco rizado y creíamos que eventualmente se le caería”.

Sin embargo, un familiar, mirando fotografías en Internet, se dio cuenta de que probablemente la niña padeciera este síndrome y le informó a su madre. Cara, pensando que era imposible, se puso en contacto con la profesora que había descubierto los tres genes causantes de la anomalía en 2016, Regina Betz, y le mandaron muestras de sangre.

La doctora confirmó que Taylor padecía el síndrome del cabello impeinable y que tanto Cara como su marido eran portadores de la mutación en el gen PAD 13. Este gen es recesivo, lo que significa que, a no ser que los dos progenitores lo porten, no se desarrolla la anomalía.

Según Betz, el síndrome es más común de lo que se piensa y que afecta, en lugar de a cientos, a miles de personas en todo el mundo. En el caso de Taylor, su madre cuenta que el momento de peinarla es un auténtico desafío, ya que la pequeña se despierta con el pelo completamente electrificado. Además, ha de tener un especial cuidado con los materiales que utiliza, como coletas o diademas, así como con los productos químicos propios de los champús, ya que su pelo se daña muy fácilmente.

Cara quiere concienciar a la sociedad sobre la existencia de esta anomalía y, para ello, ha creado una página de Facebook llamada BabyEinstein2.0. El objetivo de Cara es conseguir que la gente conozca este síndrome, tenga la mente abierta y sea más tolerante con las personas que son diferentes. Según ella “ser diferente está bien, es algo que se debería celebrar” y no señalar con el dedo o reírse de los que no son como nosotros.

ADEMÁS... 'The Hair Dad': el padre soltero que aprendió a peinar a su hija y conquistó las redes

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad