Los segundos hijos suelen ser más problemáticos que los primogénitos

Los segundos hijos suelen ser más problemáticos por dos razones: los cambios en los métodos de crianza y en los modelos a seguir.

Según varios estudios, los hijos mayores suelen ser más inteligentes que sus hermanos pequeños, pero esta no es la única ventaja que contemplan. Según un nuevo estudio, los hermanos mayores suelen ser menos conflictivos que los segundos.

Según Joseph Doyle, un economista del MIT que ha realizado un informe sobre este tema, la “maldición del segundo hijo” podría ser cierta. Este estudio revela que los segundos hijos, sobre todo cuando son chicos, tienden a ser más rebeldes que los primogénitos, de hecho, según los datos extraídos analizando miles de grupos de hermanos tanto en EEUU como en Europa, los segundos hijos tienen entre el 25% y el 40% más de probabilidades de tener problemas en la escuela o incluso con la ley.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La explicación de estos hechos reside en que los métodos de crianza suelen variar según el orden de nacimiento. En este contexto, los primogénitos suelen gozar de una atención más exclusiva por parte de los padres mientras que en los hermanos menores esta atención tiende a estar más repartida. A medida que la familia crece, la dinámica varía, así como los métodos de educación que llevan a cabo los padres.

Esta cuestión también tiene su explicación en los modelos a seguir de los niños. Mientras que los únicos modelos de referencia de los primogénitos son los padres, personas adultas, los segundos hijos cuentan con sus hermanos, que habitualmente no suelen sacarles más de 2 a 4 años y que, lógicamente, no son una referencia madura. En este sentido, las influencias entre hermanos contribuyen a esta diferencia de comportamientos.

Los resultados de este estudio no quieren decir que los segundos hijos estén condenados al fracaso, sino tan solo establecen una relación entre el orden de nacimiento y la conducta de los hijos. Sin embargo, lo que realmente importa es que nosotros, como padres, les dotemos de una buena educación y les inculquemos buenos valores para que, sea el orden que sea en el que hayan nacido, se conviertan en buenas personas.

ADEMÁS... El segundo hijo, peor estudiante y con menos éxito laboral que el primero

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad