Por qué el coche es un buen sitio para hablar con tu hijo

El aislamiento, la comodidad, la ausencia de distracciones son algunos de los motivos que hacen que el coche sea el lugar ideal para mantener una conversación seria con nuestros hijos.

¿Recuerdas cuando tus hijos eran pequeños y cariñosos y te recordaban cada día lo mucho que te amaban? A medida que se hacen mayores, la mayoría de ellos se vuelven mucho más apáticos con sus padres y resulta más difícil mantener una buena conversación. Pero no te apures, para lograr este objetivo, no hay nada como un buen trayecto en coche.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El coche es un buen medio para hablar con nuestros hijos. En él no hay distracciones, estáis aislados, no se puede escabullir (al menos físicamente) y hay un tiempo limitado para abordar un tema en cuestión, lo que permite hablar sin rodeos y que la conversación sea más eficaz. Además, según el psicólogo Fred Peipman, las personas suelen sentirse más cómodas dentro del coche que en otros lugares.

Por otro lado, las conversaciones en el coche alivian el desequilibrio de poder que se da entre padres e hijos, ya que no hay contacto visual y establecen un sentido de propósito compartido. “Cuando el niño está sentado al lado o detrás de su padre o madre, le es más fácil hablar libremente” sugiere Peipman. Además, al desplazarse juntos en la misma dirección, hay una connotación psicológica de avanzar juntos hacia el mismo sitio.

Cómo conseguir que la conversación con tu hijo sea exitosa

Iniciar una conversación seria, y más con un adolescente, es siempre un desafío. Por suerte, el coche brinda el entorno ideal para tener un diálogo sincero. La técnica que sugiere Peipman es la del “enfoque sándwich”, empezar con el pan esponjoso (tantear el terreno con temas más superficiales, del día a día), pasar a la carne (abordar la cuestión que queramos comentar con nuestros hijos) y terminar la conversación con más pan (un tema más relajado).

La informalidad que acompaña a los viajes en coche hace más sencillo tener este tipo de conversaciones, que, por ejemplo, en la comida, sentados frente a frente. A pesar de todas las ventajas que este medio proporciona para abordar una conversación, nosotros debemos saber potenciarlas. De nada sirve estar en un ambiente relajado si usamos un tono hostil. No debemos olvidar que la seguridad en el coche depende de lo concentrados que estemos en la conducción y las situaciones incómodas o discusiones no facilitan esta tarea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cualquier buena conversación requiere de una atmósfera libre de presión con limitadas distracciones externas y justamente eso es lo que nos ofrece este medio de transporte. Tras romper el hielo, podemos volver a sacar el tema en otro lugar, como en casa, pero siempre sin pretensiones, siendo empáticos y abordando cualquier cuestión con la mente abierta. Y, sobre todo, es importante que no impongamos nuestro punto de vista, ni si quiera que lo demos a conocer hasta que hayamos escuchado el de nuestro hijo respetando su turno, sin interrupciones. Esto fortalecerá el vínculo entre padres e hijos y permitirá entablar un diálogo de respeto mutuo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad