Una pitbull salva la vida de un bebé al rescatarle de un incendio

La perra no dudó en salvar a su pequeña dueña de las llamas.

Los perros son animales fieles con quienes merece la pena compartir nuestro tiempo y nuestra vida. Además, resulta muy beneficiosa su relación con los niños pequeños. Tanto que, en ocasiones, incluso pueden salvarles la vida.

En la madrugada del pasado 8 de junio, en Stockton, California, se produjo un incendio en casa de Nana Chaichanhda donde todos dormían y la única que se dio cuenta fue Shasha, la perra de la familia que estaba fuera. El animal intentó avisar a su familia ladrando desesperadamente, pero sus intentos tardaron en surtir efecto. Cuando se despertó su dueña, desorientada al desconocer el motivo de tal reacción por parte de su pitbull e ir a ver qué pasaba se dio cuenta del incendio y fue corriendo hacia la habitación de su hija de 7 meses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

"Abrí la puerta y Sasha corrió y empezó a ladrar desesperadamente. No entendía nada porque ella no suele comportarse así", dijo Chaichanhda a FOX40.

Para su sorpresa, la perra había agarrado al bebé por el pañal y la arrastraba por el pasillo para salvarle de las llamas. En lugar de huir como instinto de supervivencia, Shasha arriesgó su vida para salvar al miembro más débil de la “manada”. La dueña de Sasha reconoció a los medios locales que tanto ella como su familia están vivos gracias a la perra. "Le debo todo", confiesa.

Estos hechos nos hacen reflexionar una vez más sobre estos animales y, más concretamente, sobre las razas consideradas potencialmente peligrosas (PPP), como los pitbull. Los perros, conocidos como “mejores amigos” del hombre, son grandes compañeros del ser humano, incluso si nos referimos a las razas que la ley clasifica como violentas y agresivas. En este sentido, hay que tener cuenta que los motivos que llevan a un animal a ser peligroso no solo residen en su naturaleza o raza, sino en su educación.

Observemos el caso de Shasha, un perro considerado potencialmente peligroso que se ha convertido en la superheroína y salvadora de una niña de apenas 7 meses. Por esta razón, no debemos tener miedo a convivir con estos perros, pero sí debemos ser conscientes de que hemos de invertir nuestro tiempo, como con cualquier raza, en su educación, aunque atendiendo quizás a unas necesidades especiales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y sobre todo, debemos concienciarnos de la responsabilidad y las obligaciones que conlleva tener un perro como animal de compañía y no apresurarnos a tener uno como un capricho y después abandonarlo a su suerte. Los perros necesitan de nuestro cuidado, de nuestro tiempo y, por qué no, también de nuestro dinero, y este “sacrificio” será recompensado con amor, y en casos como el que acabamos de contar, incluso con la vida.

ADEMÁS... Los mejores amigos de los niños

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad