Una madre explica por qué los niños no tienen que estar obligados a compartir sus juguetes en el parque

Alanya Kolberg defiendió mediante una publicación en Facebook que hay que enseñar a los niños a respetar cuando alguien les da una educada negativa. 

Alanya Kolberg revolucionó Facebook hace más de un año con uno de sus post. Su post se hizo viral porque tuvo una postura inusual ante si los niños deben compartir o no sus juguetes. Alanya Kolberg, en su publicación, relató un incidente relacionado con su hijo Carson en el parque y en el que defendió el derecho de su hijo a no compartir sus juguetes con extraños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En su Facebook, Kolberg escribió que, tan pronto como llegaron un día al parque, "al menos 6 niños” se acercaron a su hijo pidiéndole que les dejara su juguete. Carson, abrumado, lo apretó contra su pecho negándose a dárselo mientras los muchachos se estiraron para alcanzarlo. Tras una mirada cómplice de Carson a su madre, esta le dio permiso para que no compartiera su juguete si no quería. Ante la negativa, los niños corrieron hacia Alanya para chivarse.

Los padres de los demás niños no entendieron la postura de Alanya, pero ella justifica su reacción planteando una reflexión: "Mientras me miran con malos ojos, pensando que mi hijo y yo somos groseros, ¿a quién verdaderamente le faltan modales? ¿A la persona reacia a dar su juguete a 6 extraños, o los 6 extraños exigiendo que se les dé algo que no les pertenece, incluso cuando el dueño obviamente se siente incómodo?

Alanya deja claro en el post que el objetivo de la educación es enseñar a los niños a funcionar como adultos y, en este sentido, también hay que preparar a los pequeños a decir que no, a poner límites y a protegerse a uno mismo. En realidad, en su post no defiende el derecho de su hijo a no compartir, sino simplemente su derecho a decir no y a establecer sus propios lindes.

Los comentarios a la publicación fueron muy diversos, algunos usuarios de Facebook compartieron el pensamiento de Alanya y otros la criticaron. Sin embargo, es una buena forma de comenzar una de las lecciones más difíciles de aprender en los niños: a decir que no. Una buena educación es aquella que combine buenos valores, como saber compartir, con lecciones útiles que permitan que los niños puedan valerse por sí mismos, sin tener miedo a dar una respuesta negativa en el momento que ellos consideren necesario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad