Poner cámaras de seguridad en los baños del colegio o instituto para controlar el vandalismo es ilegal

Un director de instituto fue detenido hace unos días por hacerlo. Repasamos los requisitos que deben darse para instaurar la videocigilancia en un centro escolar. 

El director del IES Sierra de Guadarrama fue detenido por la Guardia Civil esta semana por colocar cámaras ocultas en, al menos, un baño masculino del centro. A pesar de que posteriormente fue puesto en libertad, el docente ha sido imputado por un presunto delito contra la intimidad.

Tras conocer lo ocurrido, Inspección Educativa ha abierto un expediente para determinar si hay o no que aplicar medidas disciplinarias al director del centro y si se iniciará un procedimiento por la Ley de protección de Datos. Sobre este caso en cuestión, Legalitas señala que puede haber responsabilidades administrativas, civiles e incluso penales. Para determinar el tipo de procedimiento que se llevará a cabo sobre este presunto delito por parte del director del IES, se analizarán las imágenes obtenidas de dichas cámaras y se tendrá en cuenta si estas han sido distribuidas a terceros o si en ellas aparecen menores de edad, lo que endurecerá dicho procedimiento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Desde que estos hechos salieron a la luz, se trata de descubrir cuál fue el motivo que llevó a la colocación de esas cámaras. Una de las hipótesis responde a una necesidad por detectar ciertos actos de vandalismo o gamberrismo como pintadas o consumo de tabaco en dichos establecimientos.

Ante esta situación, Legalitas advierte sobre la ilegalidad de grabar en este tipo de lugares e informa de que existen determinados requisitos que es necesario cumplir para no vulnerar la normativa vigente sobre la videovigilancia o la relativa a la privacidad e intimidad de las personas.

Aun así, según la legislación, la existencia de cámaras debe advertirse y se debe explicar en qué casos se examinarán las grabaciones obtenidas. Por otro lado, debe darse de alta un fichero de videovigilancia ante la Agencia Española de Protección de Datos y se deben colocar carteles informando de que se trata de una zona vigilada. Además:

  • Debe existir una relación de proporcionalidad entre la finalidad perseguida y el modo en el que se traten los datos.
  • El uso de instalaciones de cámaras o videocámaras solo se admite cuando no haya otro medio menos invasivo.
  • Las cámaras instaladas en espacios privados no pueden obtener imágenes de espacios públicos. Solo podrán tomarse imágenes parciales y limitadas de vías públicas cuando resulte imprescindible para la finalidad de vigilancia que se pretende, o resulte imposible evitarlo por su ubicación.
  • En cualquier caso, el uso de sistemas de videovigilancia deberá ser respetuoso con los derechos de las personas y el resto del Ordenamiento jurídico.

    Está claro que en este caso ha sido un hecho poco deseable, sobre todo al tratarse de un establecimiento tan íntimo como un baño, en el que, indudablemente se atenta contra la privacidad de los alumnos, aun en el caso de que estos estén cometiendo este tipo de actos vandálicos.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Actualidad