Los beneficios de tener hijos pasados los 35 años

Descubre las ventajas que conlleva ser madre a partir de los 35 según las últimas investigaciones.

Según los resultados de los informes de Estadísticas Vitales Nacionales, en Estados Unidos los nacimientos cambiaron sustancialmente a partir de 2015. En primer lugar, el índice de nacimientos en adolescentes de entre 15 y 19 años descendió a 22,3 por cada mil mujeres, una cifra considerablemente baja para el país. En cuanto a las mujeres de entre 30 y 44 años, el número de nacimientos fue el más elevado registrado desde la década de 1960.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En este sentido, podemos ver que la maternidad cada vez se inclina hacia edades más avanzadas. Por ejemplo, la edad media en Estados Unidos para tener el primer hijo ascendió de los 24,9 años en el 2000 a los 26,3 años en el 2014. Tanto si hablamos del primer hijo como si no, lo cierto es que existe un alto porcentaje de mujeres que tiene hijos a partir de los 35, lo que se sigue considerando como una “edad materna avanzada”.

International Journal of Epidemiology publicó un estudio en febrero en el que se analizaban los resultados de tres investigaciones diferentes (una de 1958, otra de 1970 y la última del 2000 al 2002) en Reino Unido que trataban de buscar una relación entre las habilidades cognitivas de niños de entre 10 y 11 años y la edad de sus madres en el momento de su nacimiento. Estos estudios utilizaban una muestra de aproximadamente unos 10.000 niños.

En los estudios de 1958 y 1970 los resultados revelaron una relación entre la edad materna de 35 a 39 años al momento de dar a luz con peores resultados en las pruebas cognitivas de los niños, respecto a los niños que habían nacido de madres de entre 25 y 29 años que obtuvieron mejores resultados. Sin embargo, en el estudio más reciente que evalúa del 2000 al 2002, estos datos se invierten. Los resultados demuestran que los niños que nacieron de madres de “edad avanzada” tuvieron mejores resultados que los niños nacidos de madres de edades inferiores.

El motivo de este cambio reside en la variación de las características socioeconómicas de las madres desde 1958 hasta el 2002. Según Alice Goisis, investigadora de la Escuela de Economía y Ciencia Política en Londres y del Instituto de Demografía Max Planck en Alemania y autora principal de este estudio, las características de las madres de edad avanzada han variado considerablemente a través de los años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Las madres de edad avanzada que muestran los estudios de 1958 y 1970 eran fundamentalmente mujeres que ya habían tenido varios hijos con anterioridad y que, posiblemente, fueran más pobres. Sin embargo, las mujeres que fueron madres en edad avanzada a partir del año 2000 se corresponden con un perfil culto, con estudios y un mayor nivel socioeconómico. El porcentaje de mujeres que fueron madres a partir de los 35 y hasta los 39 ascendió del 11% en 1958 al 26% en el año 2000.

Según Goisis, en la actualidad “los hijos de madres maduras tienen, en promedio, mejores resultados por las características generales de las mujeres que deciden tener hijos a mayor edad”, ya que, por lo general, es menos probable que sean fumadoras, se cuidan mejor durante el embarazo y están más dispuestas a dar el pecho, respecto a las madres más jóvenes.

Además, según un estudio que se llevó a cabo con más de 4.000 familias en Dinamarca, existen diferentes prácticas de crianza en función de le edad de la mujer. En esta investigación se concluyó que las madres de edad más avanzada eran menos duras con sus hijos y que era menos probable que estos tuvieran problemas de comportamiento, emocionales o sociales. Según la autora principal de este estudio, Tea Trillingsgaard, profesora adjunta de Psicología de la Universidad Aarhus en Dinamarca, “las madres maduras tienen mayor flexibilidad psicológica y cognitiva, así como más habilidades para tolerar estímulos complejos por parte de los niños”.

A pesar de las ventajas que conlleva ser madre en edades más avanzadas, existe una realidad: los problemas de fertilidad aumentan con la edad. La solución a esta complicación reside en la industria de fecundación y en procesos como la vitrificación de óvulos, que permite congelar los óvulos de una edad anterior y fecundarlos en el momento en el que una considere ser madre, salvaguardando las mejores condiciones de los mismos. Sea cual sea la edad en que seamos madres, la cual no siempre supone una decisión propia puesto que depende de múltiples factores independientes, como el amor o los factores socioeconómicos, lo importante es que apoyemos siempre a las mujeres que deciden convertirse en madre.

ADEMÁS... Los beneficios de la maternidad tardía

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad