Cómo lidiar con las diarreas y vómitos en niños

Durante el verano se produce un aumento de los trastornos digestivos, que representan el 10% de las consultas de atención primaria y hasta el 50% de las consultas de gastroenterología pediátrica.

Durante los primeros años de vida del niño es frecuente la aparición de diarreas y vómitos que pueden ser indicadores de otros trastornos mayores. Episodios como la gastritis o inflamación de la mucosa gástrica, conllevan diarreas y vómitos que pueden desembocar en deshidratación o en un desequilibro electrolítico. Con la llegada del verano, estos males suelen aumentar y los niños son los más afectados aumentando las consultas médicas en un 50%.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para evitar estas consecuencias y posibles complicaciones, es muy importante la reposición hídrica y mineral que podemos conseguir con un aporte mineral integral que mejore la absorción de nutrientes, permita controlar los efectos negativos de estas dolencias y facilite la recuperación del niño.

Hay que saber que los líquidos que tome el niños los tiene que ingerir a sorbitos pequeños cada poco tiempo y evitar que tome grandes cantidades de agua de golpe. El agua por sí sola no repara el mal hecho ya que no contiene electrolitos importantes, como el sodio. Si tu pequeño ya tiene diarrea, lo mejor es que tome suero del que hay en las farmacias con sabores de fruta, aunque no suelen ser de sabores agradables. Un truco es que si hace mucho calor, lo congeles en recipientes para helados con palos y se los des como polo, conseguirás por lo menos que no lo rechace de primeras. Pero recuerda que los sueros convencionales no curan las diarreas, si no que previenen la deshidratación.

También es importante saber que, al menos que el médico lo haya recomendado, no se les debe dar a los niños únicamente suero por más de 12 horas.

Un producto con el que puedes aliviar y mejorar los síntomas de la diarrea es Quinton Isotonic, que gracias a su contenido en minerales le convierte en una baza terapéutica muy útil en el manejo de trastornos digestivos. Su alto contenido en cloruro potencia la producción de ácido clorhídrico en el estomago que favorece una digestión normal y ayuda a resolver situaciones de hipocloremia, típicas en las gastritis.

Adicionalmente, el departamento de Biotecnología de la Universidad de Alicante, dirigido por el Dr. José Miguel Sempere, ha realizado estudios in viro y ex vivo en los que se ha comprobado el potencial inmunomodulador del Quinton Isotonic. Esta propiedad podría ser el motivo del éxito de la terapia marina en las patologías que se presentan en los niños. La modulación del sistema inmunitario se manifiesta como un mecanismo eficaz en el tratamiento de la patología del tubo digestivo.

ADEMÁS... Cómo combatir la diarrea en bebés

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad