Cómo evitar que un problema en la boca nos amargue las vacaciones

Durante las vacaciones de verano solemos cambiar nuestros hábitos de comida y horarios y esta variación de nuestras costumbres puede traer como consecuencia cambios en nuestra higiene bucodental, lo cual puede incidir en la aparición de problemas en nuestra salud dental.

La doctora Conchita Curull, directora médica del centro de odontología avanzada Clínica Curull, explica que “una peor alimentación en vacaciones junto con un descuido de los buenos hábitos nos puede llevar a incrementar las patologías”. Al incrementarse el consumo de helados, café, bebidas con hielo, alcohólicas y tabaco, podemos tener problemas de gingivitis, acumulación de sarro, halitosis, periodontitis caries o hipersensibilidad dental.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La Clínica Curull proporciona unas recomendaciones para que disfrutemos del verano de forma sana sin arriesgar nuestra dentadura.

  • No olvidemos eliminar a conciencia los restos de comida que puedan quedar entre los dientes, para ello debemos utilizar diariamente la seda dental y el cepillo interdental.
  • Cepillarnos, al menos, tres veces al día.
  • Moderar nuestro consumo de café, vino, té y tabaco. Es normal que durante el verano aumente la ingesta de estas sustancias dañinas para los dientes y que pueden provocar que amarilleen.
  • Mantenernos bien hidratados, dos litros diarios de agua es lo aconsejable para estar bien hidratados. El calor reduce la generación de saliva, lo que provoca el incremento de la placa bacteriana con sus respectivas consecuencias.
  • Sustituir los alimentos cítricos, que pueden aumentar la sensibilidad dental, por zumos de frutas como el melón y la sandía. Incrementar el consumo de lácteos y pescado también contribuye a la prevención de la salud bucodental.
  • No masticar el hielo, ya que puede debilitar e incluso fracturar los dientes.

    Otra recomendación importante de la Clínica Curull es el uso de un kit de viaje con lo indispensable para una buena higiene dental.

    • Cepillo de dientes.
    • Pasta de dientes.
    • Seda dental y cepillos interdentales
    • Colutorio
    • Férulas si las utilizas
    • Cera si eres usuario de tratamientos de ortodoncia.

      La Doctora Curull remarca que “el verano es una buena época para organizar una visita con un profesional y obtener, así, unas pautas más concretas sobre nuestra salud bucal antes de iniciar las vacaciones, además de una revisión posterior para comprobar qué efecto ha tenido el verano en nuestra dentadura”.

      ADEMÁS... Cuidados del bebé cuando le salen los dientes

      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Actualidad