Cómo organizar correctamente los alimentos en la nevera

Pautas para disponer de forma correcta los alimentos en tu frigorífico. ¡Toma nota!

Uno de los electrodomésticos más útiles e imprescindibles de nuestra casa es el frigorífico. Sin embargo, cuando colocamos los alimentos en él no siempre nos fijamos si lo estamos haciendo en el lugar más adecuado para su conservación. Con la llegada del verano, es habitual que nos fijemos dietas que nos ayuden a sentirnos mejor a nosotros mismos y ante los demás. En esta época, suele incrementarse el consumo de alimentos frescos y saludables, por lo que es importante acordarnos de que cada alimento tiene su lugar específico en la nevera. Dependiendo de si son más o menos perecederos necesitarán más o menos frío para su correcta conservación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La mayor parte de los patógenos no pueden multiplicarse por debajo de los 8º centígrados, por lo que el frío es fundamental para evitar problemas con la conservación de los alimentos al inhibir la actividad de las enzimas que dan lugar a los microorganismos. En la mayor parte de los refrigeradores el frío y la humedad es diferente según el lugar en que colocamos los alimentos, por lo que una buena disposición de estos alargará la vida útil de consumo sin que suframos ningún sobresalto.

Los frigoríficos Haier, con una cuota del mercado mundial del 21,2%, cuentan con su tecnología Fresh Tech que alarga la vida de los alimentos frescos, ajustando la temperatura y la humedad de las diferentes zonas del interior para mantenerlos durante más tiempo.

Haier sugiere una distribución óptima que impulse el éxito de una conservación duradera:

  • Zona baja. Siendo la zona más fría, debemos reservarla para aquellos alimentos que necesiten temperaturas más bajas, como la carne y el pescado. Si además, colocamos estos alimentos en envases cerrados o envueltos, evitaremos que haya derramamiento de jugos.
  • Cajones. Los cajones inferiores es la zona óptima para conservar las frutas y las verduras. Se recomienda guardarlas sin las bolsas de plástico en las que suelen venir envasadas para evitar que se acumule la humedad y se deterioren más rápidamente.
  • Zona media. Es el lugar adecuado para los alimentos que requieren menos frío y aquellos que vienen con el mensaje en la etiqueta “una vez abierto, consérvese en frío”. Su temperatura suele estar entre los 4ºC y los 5ºC y se corresponde con la zona óptima para guardar los lácteos y los embutidos.
  • Zona alta. Es, junto a la puerta, la zona menos fría del frigorífico. Es el lugar adecuado para los alimentos que requieren menor refrigeración, como los huevos o los alimentos envasados.
  • Puerta. Como hemos dicho, es la zona menos fría de la nevera, por lo que es el lugar adecuado para disponer las bebidas, la mantequilla, mermeladas o alimentos envasados.

    Ahora que ya sabes cómo disponer los alimentos en tu nevera, ya puedes garantizar su calidad y, por tanto, tu salud y bienestar.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Actualidad