Las claves para que tus hijos no sean víctimas de los peligros de internet

Es inevitable que nuestros hijos accedan a Internet, ya que es un elemento clave para la formación, la información y el ocio en nuestros tiempos, sin embargo, es imprescindible que conozcan los peligros que lo acompañan.

Cuanto más pequeño es el niño cuando accede a Internet, más vulnerable será a los peligros de este, ya que se puede hacer un uso indebido de sus datos personales o sufrir acoso cibernético. Es muy importante que mientras sean pequeños naveguen siempre acompañados de un adulto. Determinar cuándo pueden empezar a navegar solos es complicado, pues no hay una edad determinada, aunque los expertos recomiendan que no sea antes de los 14 años, y siempre estando seguros de que nuestro hijo ha alcanzado un grado de madurez suficiente para adentrarse en este maravilloso y a la vez peligroso mundo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cuando estemos seguros de que conocen los peligros que Internet entraña, que son conscientes de la importancia de no dar sus datos personales y que están preparados para pedir ayuda en caso de acoso, podremos estar más tranquilos y permitir que comiencen su vida digital.

Se trata de conseguir una convivencia saludable con el mundo digital en el que estamos metidos. Hay que educar a nuestros hijos como ciudadanos digitales y fomentar desde el principio buenos hábitos de navegación, incluir la tecnología en el contexto de las conversaciones familiares, potenciar su autoestima e impulsar su creatividad.

La primera referencia para los niños son sus padres, por lo que es fundamental el ejemplo que reciban de nosotros: tiempo de uso, páginas que visitamos, uso de las redes sociales y juegos que utilizamos... Es muy recomendable que dialoguemos con ellos sobre posibles riesgos, les enseñemos a no aislarse del mundo real y les animemos a compartir experiencias.

Somos los primeros que tenemos que tomar precauciones con los datos que exponemos cuando compartimos información en las redes sociales, tanto nuestra como de nuestros hijos. Revisa bien tus cuentas y las de tus hijos para saber quién puede tener acceso a la información que dejamos en nuestro perfiles y aplicaciones que utilizamos.

Procura estar al día. Tus hijos van a adquirir más soltura que tú mismo en la utilización de las redes, ponte en su lugar y procura conocer qué hacen y qué aprenden en sus redes sociales. Comunícate con ellos y podrás entender cómo se sienten. Los menores que comparten sus experiencias en Internet con sus padres están menos expuestos a sufrir situaciones de acoso.

La facilidad de acceso a la información es una ventaja que debemos utilizar en la educación de nuestros hijos. Podemos ayudarles a que utilicen el abanico de posibilidades disponibles de forma responsable y a corregir posibles errores. Enséñalos a buscar información en fuentes fiables y procura que forjen su propio criterio de forma natural. Lo importante es que sepan utilizar bien su tiempo, que se fijen objetivos y aprovechen las oportunidades de desarrollo personal y profesional que les proporciona Internet.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Debemos filtrar los accesos que van a utilizar nuestros hijos, hay que ponerles en alerta sobre los peligros que existen, no se trata de que tengan miedo, pero sí mucho respeto con el uso que hacen de las redes sociales, asegúrate que conocen cómo utilizar las herramientas de seguridad y control de contenidos y las de publicidad. Revisa sus amistades y ponle al día de las consecuencias legales que pueden conllevar sus acciones. A veces el ciberbulling comienza como una broma o especie de juego, tus hijos deben conocer sus consecuencias y la necesidad de no participar en acciones de este tipo.

Para finalizar dos aspectos relevantes:

  • No utilices Internet como premio o castigo por sus acciones, la vida digital es algo con lo que tienen que convivir y debe ser visto por los pequeños como algo importante para su desarrollo y aprendizaje.
  • Establece de forma consensuada con tus hijos unas reglas de juego en cuanto al tiempo de utilización de Internet. Las normas deben ser realistas y fijar límites a su utilización en determinados momentos, como son las comidas o momentos de reunión familiar.

    El tiempo de uso es tan importante como los contenidos a los que acceden, no deben centrar su vida en la tecnología, hay muchos otros aspectos que no deben soslayar, como leer, dibujar, compartir momentos con sus amigos o practicar algún deporte.

    ADEMÁS... Cómo Enseñar a tus hijos a usar Internet de manera segura

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Actualidad