Cómo mejorar la higiene bucodental de los niños

Una correcta higiene bucodental en edades tempranas evitará posibles problemas futuros.

Cuando nuestros hijos son pequeños es el momento ideal para inculcarles buenos hábitos de higiene bucal. Si queremos que tengan una sonrisa sana durante toda su vida, las costumbres que adquieran en su edad temprana determinarán el futuro desarrollo de sus dientes.

Según el Atlas de la Salud Bucodental en España, es en la etapa comprendida entre los 6 y los 12 años cuando se produce el desarrollo de la dentadura permanente, motivo por el que es en estas edades cuando debemos reforzar la higiene y cuidar la alimentación. Se trata de evitar problemas de malposición dentaria, que pueden aparecer en este momento junto con otras anomalías. La correcta higiene bucal tiene en los niños ayuda a prevenir patologías y caries tempranas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Consejos para el cuidado de los dientes de los niños

Los niños deben cepillarse los dientes después de cada comida. Este cepillado tiene que realizarse a conciencia sin dejarse ninguna parte de la boca y dedicándole el tiempo necesario. Hay que intentar hacerles ver que este hábito que a la mayoría les da pereza realizar, es fundamental para que sus dientes "no se pongan malos". Deben cepillar sus dientes con movimientos circulares y asegurarnos que no quedan restos de comida en la parte de los dientes más cercanas a las encías.

También es recomendable que los niños empiecen a incluir el uso del hilo dental, enjuagues bucales o cepillos interdentales. En la mayoría de los supermercados los tienen especiales para niños y suelen tener divertidas formas de colores y formas para que resulte más atractivo su uso.

Como complemento al cepillado de los dientes, contamos con los colutorios que permiten prevenir los efectos negativos de la placa bacteriana en la cavidad oral, y que se recomiendan utilizar de forma asidua. En el mercado podemos encontrar colutorios específicos para niños como GUM Colutorio Junior que evita la acumulación de la placa mediante la combinación patentada de flúor + isomalt que aumenta la remineralización del esmalte, potencia unos dientes definitivos más fuertes y evita la acumulación de placa.

El producto es perfecto complemento del cepillado de dientes ya que respeta la cantidad de fluoruro sódico recomendada para niños entre 6 y 12 años y su fórmula isomalt proporciona un agradable sabor a fresa que no daña su esmalte por ser un edulcorante que no produce el sustrato que genera la caries.

Así que ya sabes, un buen cuidado de los dientes en edades tempranas será clave para evitar futuros problemas bucodentales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad