Cómo enseñar a tu hijo a hacer esquemas para estudiar

Con estos sencillos pasos tus hijos aprenderán a elaborar el esquema perfecto que les ayude a preparar y memorizar las asignaturas.

Con la llegada del fin de curso y con ella, los últimos exámanes. Sin embargo, a estas alturas los niños ya dan muestras de cansancio y es posible que afronten los últimos exámenes faltos de motivación o fuerzas.

Como padres, podemos ayudarles y apoyarles para que estos días finalicen con éxito y que los últimos exámenes sean más llevaderos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una manera efectiva de ayudar a nuestros hijos es enseñarles a realizar esquemas y resúmenes que les ayuden en sus estudios. Elaborar y tener a su alcance un material bien estructurado, con el contenido adecuado, les permitirá acometer la preparación de los exámenes de la mejor manera y, a futuro, les proporcionará una herramienta poderosa para sus próximos retos escolares.

Los expertos de Rubio, editorial de cuadernos didácticos, proponen una serie de pautas que les permitirán reducir textos extensos a resúmenes muchos más funcionales y fáciles de utilizar para retener los contenidos de cualquier materia de la forma más eficaz.

Pautas para realizar el esquema perfecto

Lo primero es que procedan a leer el texto detenidamente, como si fuera una novela, sin tomar notas ni remarcar párrafos, simplemente entender lo que están leyendo sin pretender memorizar el contenido.

A continuación, tienen que identificar el tema principal. Deben preguntarse “¿de qué trata el texto?” y responder en una frase lo más corta posible, condensando todo el texto en una simple exposición.

Anotar las ideas principales y accesorias. Una vez hayan comprendido la información, tienen que localizar los puntos principales de cada párrafo y ordenarlos según su importancia.

Tienen que buscar la relación entre las ideas principales y secundarias, ver si pueden relacionar unas con otras. De esta forma podrán sintetizar el contenido y realizar un relato identificable.

Es el momento de redactar un borrador o mapa mental. Tienen que agrupar y ordenar los datos de forma que puedan identificar el conjunto con un simple golpe de vista.

Tienen que leer el borrador y comprobar que lo entienden. Hay que utilizar siempre frases cortas y con sus propias expresiones.

Ahora lo pasan a limpio, lo revisan y, de nuevo, volver a escribir, con su mejor letra, el resumen o esquema que han realizado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad