La maternidad en España, así están las cosas

Si hace poco que eres madre o estás planeando serlo, conviene que conozcas cómo es ser madre actualmente en nuestro país.

Según el estudio sobre el Estado Mundial de las Madres 2015 realizado por Save the Children, España ocupa el séptimo puesto de este ranking que evalúa el bienestar de las madres, las niñas y los niños en 179 países y en el que las ocho primeras posiciones están ocupadas por países europeos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Te contamos cómo está el panorama para ser madre en España y lo comparamos a nivel general con países de la Unión Europea.

Protección de la salud

Al igual que en el resto de la Unión Europea, en España, el Estado se hace cargo de la cobertura médica del parto, del cuidado del bebé hasta que salga del hospital y de la red de asistencia primaria durante los primeros años del niño.

Resulta evidente que el sistema sanitario, a pesar de los recortes producidos en esta materia durante la crisis económica que nos ha sacudido desde 2008, sigue siendo un sistema eficaz. España tiene el riesgo más bajo de muerte de madres de todos los países analizados: un fallecimiento por cada 15.100, únicamente igualado por Finlandia. En cuanto a la mortalidad infantil mantenemos una tasa baja, aunque por encima de nuestro entorno: 4,2 menores de 5 años fallecidos por cada mil nacidos vivos en España, por encima Islandia (2,1) de Islandia, país que presenta menor tasa de mortalidad infantil, pero por debajo EE.UU. (6,9), que, por cierto, ocupa el puesto 33 en la clasificación de Save the Children.

La edad media para ser madre

En España se sigue retrasando la edad de la maternidad y reduciéndose el número de hijos por mujeres en edad de concebir. Según datos provisionales del INE, en 2016 la edad media de las madres estaba en 32 años y el número de hijos en 1,33. Por otra parte, la esperanza de vida sigue creciendo, las mujeres en 2016 tenían una esperanza de vida de 85,9 años.

Prestaciones por maternidad en España

Es muy posible que esta baja natalidad tenga mucho que ver con el nivel de prestaciones familiares que reciben las familias en España, aspecto en el que estamos a la cola de Europa. Las prestaciones actuales por hijo son de 24,25 € al mes y únicamente para familias con ingresos inferiores a 11.519 € anuales, lo que contrasta con la media europea que es de 91 € al mes y que generalmente tiene carácter universal, es decir, sin límite de ingresos. Por ejemplo, Luxemburgo tiene unas ayudas de 216 €/mes o Alemania con 184 €/mes. Curiosamente en el índice de Save the Children, Luxemburgo ocupa el puesto 21 y Alemania el 8, ambos por debajo de España.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tasa de desempleo

Otro dato negativo para España es la tasa de desempleo, mientras que, en marzo de 2018, en la zona euro la tasa de paro femenina estaba en el 8,9 %, en España oscilaba entre el 33,2% de las mujeres menores de 25 años y el 16,8% para las mayores de 24 años. Otro dato que ayuda a entender los bajos índices de natalidad.

Conciliación familiar en España

Para las que tienen trabajo, tampoco el tema pinta bien, la conciliación familiar es una asignatura pendiente si lo comparamos con los países de nuestro entorno. La jornada anual en España es de una media de 1.689 horas al año, muy por encima de Alemania con 1.371, Holanda con 1.425 o Dinamarca con 1.438. Además, la jornada suele ser partida con dos horas para comer, por lo que las españolas pasan más de 10 horas diarias fuera de su hogar para poder trabajar.

En cuanto a la baja por maternidad, en España existe un permiso de maternidad de 16 semanas y 4 semanas para los padres, lejos de los países de nuestro entorno, ya que en Europa la media de la baja maternal es de 28 semanas. Y, por supuesto, muy lejos de países como Noruega en la que la madre disfruta de un permiso de 46 semanas y el padre de 12 o como Suecia único país que dispone de un permiso igualitario de más de 68 semanas (480 días).

Papel de madre

Según el INE, hoy el 46% de los hijos nacen de madres no casadas, frente al 2% que lo hacían en 1975. También se han situado por encima de los hombres en el porcentaje de personas por sexo que cuentan con estudios superiores: 53% de las mujeres frente al 49% de los hombres.

En los últimos 25 años, el porcentaje de mujeres que se dedicaban de forma exclusiva a ser amas de casa se ha reducido a la mitad y aunque el desfase entre la dedicación al trabajo en el hogar entre hombres y mujeres sigue siendo significativo, poco a poco va ascendiendo el número de hombres que colaboran en el cuidado de la casa y de los hijos.

A pesar de las dificultades y de la poca ayuda institucional a las familias, las mujeres saben cuidar de sí mismas, circunstancia que redunda en una mayor sensación de felicidad y que, a su vez, repercute positivamente en el cuidado y en la educación de sus hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad