La hiperpaternidad y sobreprotección de tus hijos les hará ser inseguros y frágiles en un futuro

Si estamos ejerciendo una educación de sobreprotección con nuestros hijos, podemos estar perjudicando seriamente su futuro desarrollo emocional.

El pasado 15 de mayo se ha celebrado el Día de la Familia, auspiciado por la Organización de las Naciones Unidas, y este año se ha puesto el énfasis en la importancia de la educación en el ámbito familiar.

Todos los padres intentamos educar a nuestros hijos de la mejor manera posible pero a veces podríamos estar cayendo en un exceso de sobreprotección, también conocida como hiperpaternidad. Si ese es el caso, podemos estar perjudicando seriamente el futuro desarrollo emocional de nuestros niños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La sobreprotección o hiperpaternidad es un estilo educativo que presenta una atención sofocante sobre el pequeño, tratando de solucionar siempre sus problemas sin darle oportunidad de hacerlo por él mismo. Esta situación lo único que puede aportar son consecuencias negativas para el niño, pues le convertirá en una persona insegura y dependiente.

Nuria García Alonso, psicóloga infatojuvenil especializada en ayudar a familias con hijos que presentan problemas de conducta, con bajo rendimiento escolar, miedos o ansiedad y directora de 'Ayudarte Estudio de Psicología' explica que “la sobreprotección o hiperpaternidad es un estilo educativo negativo que provoca en los padres una actitud desequilibrada con respecto a su hijo”. En ella, “los padres necesitan que todo vaya bien” y para ello, deciden “gestionar ellos mismos cualquier imprevisto”. Esto tiene como consecuencia que sus hijos se desarrollen en una especie de burbuja protectora que no les ayudará en su vida futura ya que los niños serán "miedosos e inseguros, con pocos recursos para sacarse ellos mismos las castañas del fuego”.

“Lo que estos padres no saben es que tratar así a su hijo solo le traerá problemas. Cuando ellos no estén delante, el pequeño se sentirá frágil, fuera de lugar. Incluso puede ser más sensible a sufrir acoso escolar, ya que no está acostumbrado a solucionar nada por su cuenta y cualquier decisión que pueda tomar por él mismo le resultará sumamente complicada” concluye la psicóloga García.

Es muy importante que el niño aprenda a enfrentarse a las dificultades que puedan surgirle, ser capaz de tomar decisiones sobre los aspectos propios de su edad y aprender a levantarse cuando algo les sale mal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A la hora de educar a nuestros hijos deberíamos buscar un punto de equilibro, ni ser sobreprotectores ni desentendernos del niño. De esta forma le ayudaremos a crecer de forma sana e ir madurando emocionalmente de forma independiente.

Os dejamos algunos consejos que te ayudarán a educar a tu hijo huyendo de la sobreprotección y ayudándole a desarrollarse de manera independiente para poder asumir cualquier circunstancia que le depare el futuro.

Dejemos que los niños se equivoquen

Es recomendable que les animes a aprender por sí mismos. Solicita su opinión sobre distintos temas, de esta forma podrán adquirir sus propias experiencias y, por qué no, equivocarse, así podrán detectar sus errores y corregirlos. Cuando los niños sienten que sus padres les hacen todo pueden frustrarse ante cualquier inconveniente y se convertirán en seres caprichosos que no disfrutarán de sus propios logros.

Hagamos que se sientan útiles

Si les solucionamos todo, los niños no se acostumbrarán a tomar decisiones, se sentirán incapaces de hacer las cosas bien y es posible que no adquieran su propia autoestima. Hay que hacer que se sientan independientes y capaces de afrontar nuevas situaciones. Pongámosles obligaciones, que vean que esperar a que les hagamos las cosas no es una opción y que ellos tendrán que poner de su parte. Por supuesto, celebraremos sus logros animándolos a seguir superándose.

Que sientan libremente sus emociones

No debemos impedir que el niño tenga emociones negativas, le ayudará a diferenciar las emociones positivas. Es difícil saberse feliz si nunca has estado triste, difícil alegrarte sin nunca has conocido la frustración por haber fracasado en algo. Lo importante es el equilibrio, una combinación de emociones positivas y negativas les hará más fuertes.

Que sepan estudiar solos

Si continuamente estamos estudiando con ellos y les hacemos incluso las tareas, pensando que así obtendrán mejores notas, lo que conseguiremos es que el niño no aprenda a realizar por sí mismo las tareas. Una cosa es colaborar con él enseñándole técnicas de estudio o supervisando el avance de sus deberes y otra es ser prácticamente los responsables de su propio trabajo, ya que esto frenará su aprendizaje y le colocará en una pésima posición cuando nosotros no estemos con ellos para estudiar.

Ayúdalos a socializar

Impúlsale a que realice actividades con niños de su edad en las que no sea necesario que los adultos estén siempre encima de ellos. En este aspecto, la práctica de algún deporte les favorecerá enormemente.

Si los ayudamos a ser personas libres, capaces e independientes, entonces si estaremos ejerciendo correctamente nuestro papel de educadores. De lo contrario, estaremos comprando papeletas para perjudicar el futuro de nuestros hijos.

ADEMÁS... ¿Tu hijo está demasiado mimado?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad