Los beneficios de las fiestas de pijamas para los niños

Las fiestas de pijamas son muy beneficiosas para nuestros hijos, además de divertidas, aunque hay que tener cierta organización para que todo vaya sobre ruedas.

Las fiestas de pijamas son uno de los planes favoritos de los niños, quizás porque en ellas comienzan a sentir los primeros atisbos de la independencia. Pasan toda la noche con los amigos, disfrutan con juegos divertidos, cuentan historias de miedo, se disfrazan, ven películas… Además, conforma una buena oportunidad para que el niño se distancie un poco de sus padres y ponga en práctica todo lo que le han enseñado: responsabilidad, buena educación, saber estar…

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La emoción de pasar la noche entera con amigos y realizar actividades divertidas nunca la olvidará. Y además, le servirá para pasar tiempo con los suyos en un contexto diferente al habitual, el colegio. Una grata experiencia para conocerse mejor, pasarlo en grande y por qué no, madurar.

Sin embargo, puede que para los anfitriones de la casa la idea no sea tan buena. Al fin y al cabo, tener en torno a diez niños correteando por el salón puede acarrear consecuencias no tan deseables para el hogar: paredes sucias, comida por el suelo… Pero también debemos ver el punto positivo de esta catástrofe. Y es que, aprovechando esta situación, podremos plantear la idea de limpiar todos juntos como si fuera un juego, y enseñarles la importancia de dejar todo como lo encontraron al principio. Además, esto les servirá para tener un poco más de cuidado la próxima vez.

Buenos consejos para que sea un éxito

Ahora que conoces las ventajas — y los puntos débiles— de celebrar la fiesta de pijama de tu hijo en casa, te ofrecemos unos consejos para que todo salga sobre ruedas.

  • Haz invitaciones: establece un número limitado. Habla con los padres de los compañeros de tu hijo para que confirmen la asistencia de sus pequeños y estén también más tranquilos.
  • Elige la temática de la fiesta: a los niños les encanta disfrazarse, por lo que elegir una temática original y divertida y decorar la casa al estilo elegido será un éxito asegurado.
  • Planifica las actividades: la tarde y la noche son muy largas, por lo que planificar algunos juegos específicos será una manera de organizar la fiesta y poner horarios.
  • La hora de la cena: infórmate si alguno de los amigos de tus hijos es alérgico o tiene alguna intolerancia y, a partir de ahí, planifica el menú. Nuestra recomendación es que hagas una cena tipo picnic con ingredientes sanos pero que gusten a los niños. Utilizar platos y vasos de plásticos es un recurso ideal para recoger en un abrir y cerrar de ojos.
  • Delimita la zona en la que se realizará la fiesta de pijamas: es una forma de proteger el resto de habitaciones del hogar y de mantener un poco más vigilados a los pequeños.
  • Escoge varias películas: determina una selección de películas aptas para niños y que sean ellos quienes elijan la que quieren ver esa noche. Es una forma de darles autonomía dentro de unos límites indirectos.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Así que ya sabes, las fiestas de pijamas son beneficiosas para los niños, aunque hay que estar un poco encima y dotarles de una buena educación para que la pongan en práctica en casa de sus amigos (y en la suya propia).

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Actualidad