La obesidad afecta negativamente a la fertilidad

Si tienes sobrepeso debes conocer los efectos negativos que esta circunstancia producirá en tus futuros intentos por ser mamá o papá.

La obesidad es un serio problema si queremos tener descendencia ya que puede afectar tanto a la propia posibilidad de quedarnos embarazadas como al correcto desarrollo del propio embarazo y del futuro bebé.

Fulvia Mancini, directora médica de Clínicas Eva y ginecóloga experta en reproducción asistida, recomienda que en las consultas de atención primaria pongan el foco en este tema y hagan hincapié en la importancia de llevar una vida saludable. Esta advertencia es válida tanto para hombres — los espermatozoides de un hombre obeso pueden incorporar perturbaciones genéticas con graves consecuencias para el embrión y el feto — como para mujeres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Respecto a las mujeres, Mancini afirma que “la obesidad es un estado orgánico de inflamación crónica que conlleva hipertensión, diabetes, patología cardiovascular y alteraciones de la coagulación", enfermedades que influyen negativamente en el desarrollo del embarazo.

Desde 1980, según indica la Organización Mundial de la Salud, se ha duplicado el número de personas con obesidad en el mundo, siendo en los países desarrollados donde está afectando a la salud global. Los órganos reproductivos del varón obeso sufren modificaciones inflamatorias que derivan en alteraciones genéticas en el feto. Se incrementan las posibilidades de enfermedades cardio y cerebrovascular, la aparición de diabetes tipo 2 e, incluso, la aparición de algunos tipos de cáncer.

Para conocer cuál es el estado del peso de una persona se utiliza el índice de masa corporal (IMC), también llamado índice de Quetelet por el estadístico belga Adolphe Quetelet que lo ideó. Se trata de una razón matemática entre la masa y la talla del individuo que se obtiene dividiendo el peso en kilos entre la estatura en metros elevada al cuadrado (kg/m2). El resultado te indica si está en el peso correcto en función de tu estatura. Entre 20 y 25 de IMC estamos en un peso normal, tendremos sobrepeso entre 25 y 30, obesidad de grado I entre 30 y 35, obesidad de grado II entre 35 y 40 y obesidad mórbida por encima de 40. Los valores inferiores a 20 indican delgadez, lo que tampoco es recomendable.

Si queréis tener un hijo y tenéis sobrepeso

Si eres obeso y estás pensando en tener un hijo lo aconsejable es que te pongas a dieta y si además tienes que someterte a un tratamiento de reproducción asistida, se puede considerar obligatorio. Incluso las mujeres con sobrepeso deberían, también, considerar el comenzar un régimen. Pero ojo: es recomendable evitar las dietas hiperproteicas puesto que producen efecto rebote.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Otro aspecto importante si buscamos un embarazo, sobre todo si se busca con ayuda médica, es dejar de tomar alcohol, al menos quince días antes de someterse al tratamiento de fertilidad. Investigaciones recientes muestran la incidencia del alcohol en la dificultad para concebir y en el riesgo de anomalías en el feto.

Tampoco debemos olvidar el cuidado con los alimentos para evitar contingencias infecciosas que pueden originar algunos de ellos, como los lácteos y quesos elaborados con leche cruda, los huevos crudos o poco hechos, pescados y mariscos crudos, carne cruda y embutidos. También debemos restringir al mínimo el consumo de café y el té.

ADEMÁS... Los kilos de más en el embarazo provocan obesidad infantil

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Actualidad